Off topic

“Esnifemos un expreso”: cafeína inhalable, nueve tendencia

La tasa de café ya no se lleva: lo que se viene es inhalarlo… con sabor a limón. Desde hace un par de semanas, es posible adquirir en algunas ciudades norteamericanas y francesas una nueva variedad de cafeína imhalable: Aeroshot.

Aeroshot es un tubo con cafeína inhalable que se vende a 3 dólares (2,26 euros). Según sus fabricantes, equivale a una tasa grande de café expreso, si bien al aplicarse directamente en la boca, potencia los efectos energéticos de la cafeína. Su tamaño es de un lápiz labial.

Debido a la fuerza de sus efectos y su carácter inhalable (que lo emparentan con muchas sustancias prohíbidas) Aeroshot ya ha sido protagonista de una controversia: un senador norteamericano pide que el producto sea investigado a fondo para medir sus efectos y si produce algún tipo de adicción.

Los productores de Aeroshot aseguran que no es adictivo, y que de hecho carece de muchos de los aditivos que se incluyen para potenciar los efectos de la cafeína, como la taurina, y que el consumo de los 100 miligramos de cafeína en polvo que contiene cada tubo es seguro.

Por parte, el senador demócrata Charles Schumer, de Nueva York, teme el producto tenga el mismo uso que han tenido las bebidas energizantes, consumidas por los adolescentes para amplificar los efecto del alcohol.

Los defensores de Aeroshot recuerdan la recepción negativa que en su momento tuvo el café el Europa: “Ante cualquier cosa nueva siempre habrá una reacción desmedida que nos haga pensar, ‘bueno, tal vez no sea seguro”.