Off topic

A las actrices no les gustó el musical del McFarlane

at Variety's 3rd Annual Power of Comedy, Avalon, Hollywood, CA 11-17-12

Aunque ya se han extinguido los ecos de la entrega de los Oscar (nunca nos ha importado menos el sesgo político de una ceremonia) aún quedan reverberaciones de los chistes entre escatológicos y misóginos de Seth MacFarlane, quien (con esa cara de niño mimado que tiene) no dejó títere con cabeza (como se dice en estos casos). El problema es que el primer decapitado de su cruzada sexosa ha sido el Oscar en sí mismo.

Si algo fue el protagonista de la pasada ceremonia de los Oscar, esos fueron los senos femeninos. Para comenzar con el vestido de Anne Hathaway que permitió ver más de lo que debería hasta la canción del presentador de la ceremonia: un himno a las veces que esta o aquella actriz mostraron sus senos (boobs) en diversas películas: We Saw Your Boobs (Te vimos las tetas).

Diversas actrices se han tomado a título personal los chistes del creador de “American Dad”, en particular Geena Davis y Jamie Lee Curtis, si bien no fueron mencionadas en ninguna de las rutinas del presentador. Para la Curtis, todo fue un “vodevil cursi” lleno de “chistes crueles y baratos”.

“Como miembro de la Academia, como hija de miembros de la Academia y como mujer me esperaba más de lo que la industria del cine tiene que ofrecer. Los Oscar consisten en honrar el arte y los artistas”, dice Lee Curtis. Y se pregunta: “¿Qué pasaría si los actores y actrices dejaran de asistir a los Oscar porque lo consideran una coto abierto para ridiculizarles y parodiarles? ¿Sería la Academia tan arrogante entonces?”.

Geena Davis, ganadora del Oscar por Thelma & Louise, cree, por su parte, que el número musical del maestro de las boobs fue “una falta de respeto” a las mujeres. La actriz es presidenta de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer y las Niñas y fundadora de una organización sin fines de lucro que persigue la igualdad de género en los medios de comunicación.

Para Davis, la ceremonia del Oscar “ilustra cómo de sordos todavía podemos permanecer con respecto a la condición de la mujer“.