Relaciones

Amigos que debes eliminar: El mentiroso

Liar business man with crossed fingers

No todas las relaciones que tenemos nos hacen bien… pero podemos esforzarnos en mantener sólo las relaciones que nos harán bien. Con ese fin, bien muy, pero que muy bien, sacar de nuestro círculo a cierto tipo de amigos, parejas y compañeros: los mentirosos.

¿Cuál es el problema con los mentirosos? Si te lo preguntas, el del problema eres tú. La tragedia con los mentirosos es que nunca dejan de mentir. A diferencia del resto de las personas, que de vez en cuando tiramos alguna mentira blanca para no herir sentimientos o librar un obstáculo, el mentiroso miente hasta cuando da la hora, miente sin razón, miente sin causa, miente por mentir…

El resultado es que el mentiroso vive en una realidad paralela, sin que se moleste en ajustar los detalles de lo que nos ha contado, ni de evitar caer en contradicciones. Para el mentiroso lo mismo da su credibilidad, pues no cree en ella, y su vida es una demostración de ese código.

¿Por qué seguir con alguien que nos ha mentido una vez, dos veces, tres veces…? “Te pago mañana”, “Te mandé el mail ayer”, “Era una amiga…”, “Se enfermó mi madre…”

El mentiroso no usa la mentira para salir adelante, sino como un hábito. Esto tiene como consecuencia que los mentiroso viven a la vez vidas separadas, fragmentadas, esquizofrénicas… No es que vivan bajo la presión de ser descubiertos: más bien nos delegan la tarea de estar a su lado a pesar de que sabemos de sus fantasías y contradicciones.