Salud y ejercicio

Angelina Jolie se hace doble mastectomía

"Beowulf" Premiere- Los Angeles, CA

 

Para sorpresa de todos, la actriz y directora ha anunciado que el mes pasado se realizó una severa intervención quirúrgica ante la amenaza del cáncer, desmintiendo de paso los rumores de que se había realizado una operación para agrandarse las mamas.

En un intento por reducir las posibilidades de desarrollar cáncer de un 87% a un 5%, Jolie se sometió a una doble mastectomía. Es decir, a una extirpación de sus senos.

A través de un artículo publicado en el New York Times, Angelina Jolie narró su experiencia y su defensa de que las herramientas clínicas y médicas con las que ella ha luchado contra su cáncer estén al alcance de todas las mujeres del mundo.

Y tras el anuncio, el mundo no reaccionado muy bien que digamos: en las redes sociales hemos visto comentarios del tipo “RIP a las tetas de Angeline”, dejando de lado el aspecto humano de una decisión tan terrible.

Y es que no hay grado de exposición mediática ni decisiones artísticas equivocadas que justifiquen el menosprecio de una vida y de un cuerpo en aras de “no puedo creer que Angelina Jolie renunciara a sus tetas”. Hablamos de cáncer, idiota. De la relación que cada uno tiene con su vida y con su cuerpo.

En general, necesitamos desintoxicarnos de ese derecho que como fans o como trolls nos hemos apropiado: la idea de que podemos decir cualquier cosa impunemente en relación con los famosos. Se nos olvida que, en este caso por lo menos, aquello que decimos acerca de la mastectomía de la Jolie, lo decimos acerca de cada mujer que se ha practicado esa intervención.

¿Creemos que es más importante nuestro “disfrute” de los senos de una mujer que el impacto que tiene en su vida una decisión tan terrible? Esperamos que no.