Emprendedores

Anticipan caída “brutal” en nuestra capacidad de compra

bad news on the phone

Apenas despunta este 2013 y no hay noticias nada buenas en términos de economía doméstica. A los números del paro y la crisis bancaria se suma la inflación: una subida en los precios de los servicios básicos (luz y transporte a la cabeza) y se elevan  impuestos y tasas (en niveles muy por encima de la inflación y a contrapelo de las promesas de campaña de Mariano Rajoy). Un panorama nada fácil para los autónomos que se van a ver sometidos a la caída de sus sus salarios y ventas, al paro o al cese de la actividades.

Los analistas ya pronostican que esta va a ser la mayor pérdida generalizada del poder adquisitivo de las familias en lo que va de la democracia.

Desde el Gobierno, le quita hierro al asunto señalando que al final de 2013 habrá un repunte económico. En tanto, continúan la supresión de pagas extras a empleados públicos y privados, el virtual congelamiento de las pensiones y la rebaja de salarios como alternativa a los despidos (o expedientes de regulación de empleo).

Y no sólo eso: los parados, como se estipular en un decreto aprobado en julio pasado, van a cobrar menos a partir del sexto mes y la base reguladora para calcular sus prestaciones pasa del 60% al 50%. A ello se suma que aumenta el número de parados que han agotados su prestación, y que no consiguen empleo desde 2009, cuando se dispararon los despidos masivos.