Hobbies

Aprovechar la hora azul

Castillo de Bled en la hora azul

Todos sabemos que el Sol cruza nuestros cielos saliendo por levante y ocultándose al anochecer por poniente. Igualmente hemos notado que la luz solar es mucho más fuerte e intensa a mediodía que en las horas finales del día. Estos tipos diferentes de luz, que notamos inconscientemente, son muy importantes para los aficionados o profesionales de la fotografía. Si quieres sacar una buena fotografía de paisajes, ya sean naturales o construidos por el hombre, tu mejor opción es aprovechar la hora azul, u hora bruja.

Aunque se denomina la hora azul, en realidad no hay una duración fija ya que depende de la estación del año y de las condiciones ambientales del día en concreto. Se denomina hora azul, u hora bruja, al período de tiempo previo al amanecer o posterior al atardecer. En estos momentos la luz ambiental va tomando un color azulado que satura el resto de colores y facilita conseguir fotografías con gran resalte. La luz natural compensa la luz de las farolas y genera un contraste importante con el resto de colores por lo que se puede aprovechar para sacar instantáneas de edificios y monumentos dentro de las ciudades.

Para aprovechar este efecto es imprescindible utilizar un trípode fotográfico y un disparador remoto para tomar fotografías con un mayor tiempo de exposición. En caso de entornos urbanos es recomendable bajar el grado de exposición para evitar que una farola o cualquier punto de luz sobrexponga la fotografía destrozando el efecto. Si no podemos evitar que aparezca el punto luminosos de una farola podemos utilizar un diafragma más cerrado (~f/13) con una distancia focal elevada para conseguir un efecto estrella que complemente la imagen sin saturarla.

Al estar el Sol en un ángulo muy bajo la mayoría de superficies líquidas se convierten en un espejo, así que podemos aprovechar este efecto para tomas imágenes sobre ríos, mares, o inclusos charcos, con siguiendo un efecto de doble imagen muy interesante.