Hobbies

Cómo aprender a conducir karts

Carreras de kart

Los karts son vehículos de cuatro ruedas con un motor sencillo pero potente. El hecho de ser muy bajos, llevar ruedas pequeñas y tener tan poco peso, junto a una potencia motor importante, los convierten en un gran vehículo para realizar carreras de velocidad en circuito. Seguramente sea la forma más fácil de conseguir las sensaciones que transmite la conducción de carreras de velocidad para los no iniciados. Veamos algunos consejos sobre cómo aprender a conducir karts.

El deporte de motor donde se utilizan estos vehículos se denomina karting y nació en 1956 en California. Desde entonces no ha dejado de crecer y expandirse a nivel mundial. El karting puede ser practicado por niños, por lo que se considera la primera escuela de los pilotos de alta competición. Un piloto de velocidad aprendería los conceptos básicos de con los karts para ir avanzando a coches con mecánicas más complejas y de mayor rendimiento según fuera creciendo.

Aunque no queramos ser el próximo Carlos Sainz o Fernando Alonso podemos practicar este deporte como una afición donde además de aprender a conducir rápido también aprenderemos sobre temas mecánicos.

Si bien lo más común es acudir a una pista de karting con amigos y alquilarla por horas o tandas de vueltas, si queremos avanzar más en nuestro pilotaje lo ideal sería acudir a clases por parte de un profesional que nos enseñe las diferentes técnicas y estilos. Pilotar rápido no consiste simplemente en pisar el acelerador, sino más bien en aprender cuándo y cómo pisar el pedal del freno. Si queremos realizar vueltas rápidas deberemos aprender a aprovechar al máximo las frenadas de tal forma que el paso por curva sea lo más rápido posible: frenar demasiado pronto nos hará perder tiempo, pero frenar demasiado tarde nos obligará a hacerlo muy fuerte y probablemente resulte en un trompo.

¿Quieres pasar una tarde divertida con los amigos y demostrarles lo rápido que puedes conducir? Apúntate a una sesión de karting.