Salud y ejercicio

Cómo aprender a jugar a ping-pong

Practicando ping-pong

El tenis de mesa, o ping-pong, es un deporte olímpico en el que dos jugadores, o dos parejas, deben pasarse una pelota ligera con unas palas sobre una mesa de juego. Las reglas de juego tienen una gran similitud con las del tenis tradicional si bien se adaptan a la utilización de una mesa como pista de juego. Se trata de un deporte muy fácil de aprender y muy divertido para jugar con amigos, así pues si quieres demostrarles lo bueno que eres aquí te daremos algunas pistas sobre cómo aprender a jugar a ping-pong.

Las mesas de ping-pong están estandarizadas por la Federación Internacional de Tenis de Mesa (ITTF por sus siglas en inglés) de tal forma que no sólo se definen las medidas, sino también los colores y el grosor de las líneas o las pelotas. Las raquetas, en cambio, pueden ser de cualquier forma, tamaño o peso, aunque los dos lados de la pala deben ser de diferente color: rojo y negro.

Aunque hay varias versiones, para el tenis de mesa olímpico los partidos se juegan al primero que llegue a 11 puntos con una diferencia de, al menos, 2 puntos. En caso de llegar empatados los jugadores irán sacando alternativamente hasta que se consiga la diferencia de dos puntos.

Existen diferentes técnicas y estilos de juego que pueden practicarse en este deporte por lo que aprender algunos trucos básicos de cada uno puede facilitarnos las partidas al despistar al contrincante.

En los saques debemos lanzar la boa cruzando la pista de tal forma que bote en cada lado de la red. Algunos jugadores botan la bola en su lado de la pista antes de golpearla, mientras otros optan por lanzar bolas bajas que boten en ambos lados. Ambas técnicas tienen sus ventajas e inconvenientes con lo que nuestra mejor opción es practicar ambos estilos e ir los alternando durante el juego. De esta forma desorientaremos a nuestros amigos y será más fácil ganarles.