Do It Yourself

Cómo cambiar la alcachofa de la ducha

Ducha

Bien sea por estética o porque ha empezado a fallar una de las actuaciones de fontanería más sencillas es cambiar la alcachofa de la ducha. Aquí veremos los pasos a seguir cómo cambiar la alcachofa de la ducha.

Si nuestro problema es de falta de presión o un flujo no continuo es probable que no haga falta cambiar la alcachofa, así que antes de comprar nada simplemente, sigue un consejo para mantener los grifos siempre nuevos: desmonta la alcachofa y ponla en un recipiente con un producto antical durante toda una noche. Debemos sumergir en el producto la parte por donde sale el agua. Para aprovechar mejor el producto podemos desmontar todas las boquillas de los grifo de casa. Nunca va mal una limpieza. Una vez pasada la noche limpiamos bien las boquillas para que no haya restos de producto y las instalamos: deberíamos haber ganado presión y flujo de agua. Si bien los productos antical ofrecen mejores resultados una solución casera es usar vinagre.

Si nuestro problema es que la manguera que conecta la alcachofa se ha estropeado podemos comprar una nueva en cualquier ferretería o centro especializado. Esta manguera se vende por separado, así que no hace falta comprar un kit completo si no lo necesitamos. Esta manguera se enrosca en los dos extremos al grifo y a  la alcachofa, así que su sustitución es muy sencilla: desenrosca la vieja y pon la nueva manguera en su lugar.

Si queremos cambiar la alcachofa debemos asegurarnos que la nueva tenga las medidas adecuadas. Si no nos fijamos en las medidas podemos encontrarnos con que la nueva no quepa o no se aguante en el soporte. Cambiar el soporte de la alcachofa implicaría hacer nuevos agujeros en las baldosas, cosa que es preferible evitar. La sustitución de la alcachofa es tan sencilla como la de la manguera ya se conecta con una simple rosca.