Do It Yourself

Cómo colgar un cuadro en una pared embaldosada

drill

Los cuadros son los elementos de decoración más comunes en una vivienda. Por regla general las mujeres consideran imprescindible que haya cuadros decorando casi todas las paredes de nuestra casa. Colgar un cuadro no es una operación difícil pero se vuelve delicada si se trata de paredes con baldosas. En esta entrada veremos unos consejos sobre cómo colgar un cuadro en una pared embaldosada.

Antes de preparar el material para colgar el cuadro podemos revisar si realmente vamos a necesitar agujerear las baldosas. Si se trata de un cuadro que no pese demasiado podemos optar por utilizar un sistema de tiras adhesivas que nos permitirá colgar el cuadro fácilmente y sin necesidad de agujerear la pared. Piensa que las baldosas son difíciles de cambiar por lo que una vez hayamos hecho un agujero, probablemente se quedará allí hasta que hagamos una reforma en la cocina que implique cambiar las baldosas. Estas tiras son útiles para marcos de poco peso y con fondo plano que permitan una mejor sujeción. Son nuestra mejor opción si queremos poner unas láminas decorativas.

Si finalmente optamos por fijar el cuadro definitivamente a la pared debemos tener en cuenta que las baldosas pueden rajarse fácilmente y que debemos medir y comprobar bien la posición del agujero. Las baldosas tienen una superficie resbaladiza por lo que para evitar que el taladro patine marcaremos el punto donde queramos agujerear con un clavo. Así el taladro tendrá un punto fijo que nos facilitará la tarea. Antes de taladrar es conveniente cubrir tapar este punto con esparadrapo o cinta de embalar. Esto da algo más de cuerpo a la superficie evitando así que aparezcan rajas. Nuevamente para evitar las rajas no debemos agujerear directamente con la medida que queramos sino que primero haremos un agujero de una tamaño inferior para posteriormente agrandarlo con la medida necesaria.