Belleza

Cómo conseguir un bronceado perfecto

happy couple in sunglasses on the beach

La obsesión por tener un cuerpo perfecto puede llevarnos a cometer auténticas locuras. Machacarnos en el gimnasio en un duro trabajo físico o seguir una dieta tan estricta que nos impide apreciar y saborear los placeres de la vida. Cómo si olvidáramos que debe ser la mente la que mande sobre el cuerpo y no al revés. También olvidamos qué se puede ser atractivo de formas mucho más naturales sin tener un físico esculpido. No hay nada mejor que la naturalidad y el gusto por los detalles.

En verano, una de las cosas más importantes de nuestra apariencia es el bronceado. Nos proporciona una buena coloración de la piel en uno de los momentos más importantes del año y dónde mejor podemos lucirlo: el verano. Tomar el sol es una de las prácticas más habituales durante el verano pero también tiene sus riesgos. Hay que tener mucho cuidado con exponernos al sol en las horas centrales del día. Practicar deporte, el running tan de moda por ejemplo, es una magnífica opción para mantenernos en forma y cuidar de nuestra salud pero no debe ser durante mucho tiempo seguido. Una exposición prolongada puede provocarnos melanomas y cáncer de piel. Además, puede provocar un envejecimiento prematuro y quemaduras en la piel. No todos somos iguales y no todas las pieles son igual de sensibles a los rayos del sol. Nunca hay que dejar de usar cremas de protección solar y protegernos con gorras, sombreros y gorros.

Conseguir un buen bronceado, estético y duradero, es una cuestión de esfuerzo y de proponérselo. Existen varias posibilidades para saber cómo conseguir un bronceado perfecto.

-Aerosol. Es una de las novedades. Los usos y costumbres tecnológicas y sociales cambian. Para lucir bronceado también. El uso de aerosol para tener un buen bronceado aporta algunas ventajas que nos ahorran días y días enteros tostándonos al sol, con los riesgos que ello conlleva. En primer lugar, el bronceado es rápido. Dependiendo de la marca usada, el bronceado puede ser instantáneo o llevar unas pocas horas solamente. En segundo lugar, el resultado del bronceado es mucho más atractivo ya que es de cuerpo entero y no solo por partes. No deja marcas. Es muy apropiado para aquellas zonas geográficas en las que no hace tanto calor cómo para pasar el día tomando el sol.

-Tomar el sol. Es la opción clásica y más extendida. Los recuerdos del verano cuando eres joven se asocian a tomar el sol en la piscina o en la playa o mientras practicamos algún deporte. Es una opción sana pero que tiene sus riesgos como hemos explicado anteriormente. Es importante saber que no debemos exponernos al sol de forma agresiva. No es adecuado qué el primer día que tomemos el sol en la temporada de verano nos pasemos horas y horas bajo sus efectos. Es mejor adecuar nuestra piel al contacto con el sol. Es mejor hacerlo de forma progresiva ya que los primeros dias son los más peligrosos. No hay que abandonar nuestro protector solar y aplicarlo cada cierto tiempo sobre nuestro cuerpo. Y no solamente debemos proteger nuestra piel. El uso de gafas de sol es altamente recomendable para que no nos afecten los rayos ultravioleta. Y no olvidar tomar mucho líquido.

-Autobronceadores. Actúan como un sustituto si no podemos tomar el sol. Su funcionamiento es como un tinte que colorea nuestra piel y no tiene los efectos nocivos de tomar el sol. El resultado es muy bueno pero no deja de ser un bronceado superficial y tiene carácter reversible.

-Rayos uva. Es una opción previa. Es recomendable para las personas que quieran estar perfectamente bronceados todo el año, ya sea invierno y verano. El resultado es bastante satisfactorio y ofrece multitud de posibilidades. Las únicas recomendaciones de seguridad reseñables son tenr la piel limpia( no acudir con ningún tipo de crema), utilizar unas gafas de protección( como si estuviéramos en la playa) y proteger nuestra zona genital.

Hay que saber adaptarse a los tiempos y si queremos estar morenos y lucir bronceado conocer las distintas posibilidades que tenemos. Sobre todo, si no podemos ir a la playa o a la piscina.