Hobbies

Cómo corregir los ojos rojos en las fotografías

Huskey con ojos rojos

Suele pasar. Has hecho ya una decena de fotos de grupo o individuales sin mayor transcendencia, pero cuando crees que has conseguido la instantánea que estabas buscando resulta que alguien sale con los ojos rojos. Por suerte, a diferencia de las fotografías reveladas tradicionales, en la fotografía digital podemos modificar la imagen a nuestro gusto. En esta entrada veremos cómo y porqué aparece este efecto, así cómo corregir los ojos rojos en las fotografías.

Este indeseado efecto aparece cuando tomamos una fotografía con flash en un espacio con poca luz y la persona mira directamente a la cámara, y tiene especial preponderancia al fotografía gente con los ojos claros. La verdad es que los ojos de nuestros amigos no han mutado y siguen siendo del color que siempre; lo que vemos no es más que el reflejo la potente luz del flash en los vasos sanguíneos de la retina. Generalmente cuánto más oscuro sea nuestro color de ojos, más pigmento tendremos en la retina y minimizaremos este efecto.

En las cámaras compactas el flash está incorporado en el propio cuerpo de la cámara por lo que la una opción para evitar este efecto es que las personas fotografiadas no miren a cámara. Actualmente muchas cámaras incorporan un sistema que hace que flash parpadee varias veces antes de tomar la instantánea de forma que la pupila de los fotografiados se contraiga y minimice el reflejo. Los equipos profesionales donde el flash está separado de la cámara fotográfica evitan este efecto poniendo el flash de tal forma que forme un ángulo con la cámara y la luz provenga de una altura diferente para evitar este reflejo indeseado.

Si aún con este consejos tenemos una foto digital a la que queremos corregir este efecto podemos utilizar los programas de retoque fotográfico para cumplir esta función. Utilizar Photoshop o Gimp sólo para esta opción nos obliga a aprender a utilizar unas de las herramientas de edición fotográfica más potentes del mercado para realizar un trabajo de dificultad baja. Otra opción más sensata sería utilizar pequeños programas que detectan y corrigen los ojos rojos automáticamente, ya sea instalándolos en nuestro ordenador o subiendo la imagen a un servicio web.