Sex and Life

Cómo dar grandes masajes: la técnica

Cómo dar grandes masajes la técnica

El masaje es una de las grandes bendiciones para el hombre. Si lo sabe dar, no habrá mujer que se resista… Y es que hay pocas cosas que se comparen a un masaje (y según algunas mujeres, ninguna): la sensación de placidez que nos deja, el exacerbamiento de los sentidos que produce… He aquí cómo ser un verdadero maestro del masaje.

Antes de dar un masaje no te olvides de los preparativos

Concéntrate en grupos de músculos. La mejor manera de dar un gran masaje es trabajar grupo de músculos largos: cuello, hombros, espalda y piernas. Uno a la vez. No trabajes en músculos específicos, pues podrías hacer daño si se encuentran muy tensos.

Usa tu mano entera. Hay que saber aplicar la presión para un buen masaje, pero hay que hacerlo a través de puntos específicos.  Usa las puntas de los dedos para atacar tendones y la palma de las manos para deshacer nudos.

Empieza por los hombros. La tensión ataca al cuerpo humano y se concentra en los músculos y sale de él como si se sacudiera algo físico: de la cabeza a los pie, literalmente. De manera que para lograr un mejor efecto empieza por los hombros avanza por los brazos y llega hasta las manos. Sigue con la parte superior de la espalda y desciende hasta las caderas (o las nalgas, si ella te lo permite).  Después sigue con los muslos y desciende por las pantorrillas hasta los pies.

Entonces, desanda el camino hasta su cabeza, gentilmente, para que no se pierda el calor impreso en el cuerpo.