Emprendedores

Cómo darse de alta como autónomo

Autónomos

Con el mercado laboral de capa caída, en España cada vez más personas optar por la opción del auto-empleo para poder salir de la situación económica en la que están sumidos. Aunque existen diferentes tipos de empresas y sociedades, la gran mayoría optar por formalizar su nueva situación como profesional autónomo. Aunque España no destaca, precisamente, por la facilidad de nuestro sistema burocrático, la verdad es que este requerimiento administrativo no es demasiado complicado. En este artículo veremos cómo darse de alta como autónomo ante Hacienda y la Seguridad Social.

Alta en Hacienda

El Impuesto de Actividades Económicas es obligatorio para todo profesional, trabaje o no en un local. Si bien desde 2003 se definieron exenciones en el pago para aquellos trabajadores o empresas que facturen menos de un millón de euros, sigue siendo obligatorio darse de alta.

Al darnos de alta ante Hacienda indicaremos en qué sector productivo vamos a realizar nuestro trabajo, definiendo así las diferentes regulaciones y normativas que deberemos cumplir. No deberemos cumplir los mismo requisitos, ni técnicos ni legales, para montar una ferretería que una guardería, o una papelería. Debemos revisar el listado y escoger aquella opción que más se asemeje a nuestro proyecto.

Alta en la Seguridad Social

Los trámites de alta en la Seguridad Social deberán realizarse en el mismo mes natural en el que nos dimos de alta ante Hacienda y con la misma fecha efectiva.

Ante la Seguridad Social deberemos indicar la base por la que queremos cotizar, siempre dentro de los márgenes, tanto mínimo como máximos, que nos permiten, y si optamos por contratar la cobertura por enfermedad. Aunque inicialmente los autónomos suelen optar por cotizar el mínimo posible, la verdad es que esta decisión afectará en un futuro a las ayudas que pudiésemos necesitar o a las pensiones que pudiesen derivarse, por lo que no es mala idea ir aumentando esta base ctizante según el negocio vaya prosperando.

 

Como ves se trata de unos trámites iniciales sencillos, para los que no hace falta la ayuda de un asesor experto.