Sex and Life

Cómo echar “un rápido”

engagement in the car

El sexo no es lo más importante de la vida en pareja, pero debe ser tu prioridad si quieres que las cosas vayan bien, y que las presiones de la vida encuentren la mejor de las salidas, y que ella y tú se comuniquen de la mejor manera y en todos los sentidos. A veces claro, la vida nos tira hacia otros lados, y se imponen las premuras de la vida y del trabajo. Entonces no queda más remedio que practicar lo que se conoce como “sexo súbito” o “el rápido”.

¿Cómo se hace un rápido?

En punto máximo. La primera regla para que un rápido tenga éxito es hacerlo en un punto de máxima excitación. De manera que aunque lo hagas a la “aquí te pillo y aquí te mato”, debe tratarse de la culminación de un plan largamente trazado: deséalo a todo lo largo del día.

Juego previo. A pesar de que se trata de un acto cuya brevedad misma lo define y los hace excitante, hay que darse un tiempo para las caricias y los besos. La brutalidad sólo funciona en el porno barato.

Lubricantes y protección. Aunque se trate de un acto espontáneo no hay que dejar de lado dos grandes cuestiones: el placer y la protección. No te olvides de las medidas contraceptivas que tú y tu pareja observan, ni de velar por el placer de ambos: cuando las cosas se dan con premura, la ayuda de un lubricante no está de más.