Padres

Cómo educar a hijos seguros en Internet

Delighted family using a tablet computer

La seguridad es uno de los objetivos más perseguidos por cualquier persona en cualquier sociedad. Seguridad no solo laboral sino física. Principalmente, si eres padre con niños pequeños o adolescentes.

Hoy en día los peligros son mucho mayores que hace unos años. Antes, el peligro estaba fuera de casa. Un padre podía sentir miedo por lo que le pudiera pasar a su hijo solamente si se encontraba fuera de casa y no lo tenía localizado. Hoy el peligro está en cualquier sitio. Sin necesidad de salir de casa, un hijo puede enfrentarse a peligros que antigüamente ni hubiéramos podido imaginar. Internet ha cambiado nuestras vidas. Es el instrumento más poderoso de comunicación que existe pero también encierra muchos peligros que un padre responsable debe conocer para evitar situaciones comprometidas.

Actualmente, Internet es como un campo abierto en mitad del monte y sin vallas de protección donde cabe todo lo bueno y lo malo de la sociedad. Una jungla en la que se pueden hacer negocios, conocer gente de todo el mundo, jugar, reservar hoteles e infinidad de actividades más. Pero también es un lugar donde depredadores humanos campan a sus anchas en busca de nuevas víctimas para su fechorías. No se trata de que no permitamos a nuestros hijos utilizar Internet. Sería, por otra parte, una estupidez: no se le pueden poner puertas al campo. Lo que si es conveniente es enseñarles y educarles en su utilización. Cuánto antes aprendan a utilizar la red mucho mejor. Así podrán identificar más fácilmente las amenazas a las que se pueden enfrentar.

La educación es siempre la mejor manera de armar a los hijos para futuros retos y un par de consejos muy sencillos de seguir no vendría mal tener en cuenta para tener unos hijos cibernéticamente seguros.

-Sentido común. Hacer comprender a los hijos que los actos que hagan en la red tienen consecuencias en la vida real. Internet no es un mundo paralelo que no repercute en tu vida ordinaria. Al contrario, cada vez están más entrelazadas debido al auge de los telefónos móviles. Y transmitirles que desconfíen de aquéllas personas que les pidan fotos.

-Confianza. Cuando los niños se inicien en el uso de ordenadores, tablets y demás dispositivos que tengan conexión a Internet en el domicilio es bueno que lo hagan en la misma habitación en la que están los padres. Lo que a primera vista pudiera demostrar falta de confianza en lo que hacen no es así. La presencia de un padre responsable puede ayudar al hijo pequeño ante cualquier dificultad en el uso de estos dispositivos y transmitirle que su educación cibernética es algo que le importa y que sienta que puede consultarle cualquier cosa relacionada con ella.

Seguridad. Si todo lo demás fallara, siempre queda la opción de restringir el uso de Internet. Total o parcialmente. Prohibir el uso de Internet de forma total es un error. Si no es en casa, los hijos podrán acceder desde otro sitio. Además, es una herramienta que deben conocer y dominar porque les servirá en el futuro. Pero tenemos la posibilidad de instalar filtros de seguridad. Se trata de programas muy sencillos en los que podemos limitar el acceso a páginas webs en concreto o por categorías. Una opción muy válida ya que mediante una contraseña podemos bloquear el acceso a páginas de contenido secual, violento o de cualquier otra índole problemática.