Hobbies

Cómo elegir nuestra primera equipación de esquí

esquí

Tras ir varios años a esquiar alquilando el equipo te das cuenta que te ha entrado el gusanillo de este deporte de invierno y que quieres seguir avanzando. En este momento te planteas adquirir tu primera equipación propia. Como en todos los deportes, debes elegir el equipo que mejor se adapta a tu constitución y nivel, y no guiarnos exclusivamente por la moda deportiva. De nada te servirán unos esquís de alta competición si aún no te sientes cómodo en las pistas de mayor dificultad. Así que, además de tu gusto personal, procura seguir los consejos de los vendedores que suelen tener más experiencia que nosotros. Aún así, aquí veremos algunos consejos para elegir nuestra primera equipación de esquí.

Esquí

Para los principiantes es preferible elegir esquís lo más polivalentes posibles, de forma que podamos experimentar con las distintas modalidades. En un futuro, cuándo ya dominemos mejor el elemento y sepamos qué nos gusta más ya podremos optar por equipo más especializado.
Inicialmente optaríamos por una dureza media precisamente por permitirnos adaptarnos mejor. Los esquís blandos suelen alquilarse a los esquiadores novatos, así que seguramente unos medios ya serán más duros de los que estemos acostumbrados.
La longitud del esquí dependerá también de nuestro nivel: a más longitud mayor velocidad, pero también mayor dificultad. Para empezar unos que lleguen a la altura de nuestra barbilla son una buena opción.

Bastones

Los bastones deberemos comprarlos dependiendo de nuestra altura. Para tomar la medida cogelo del revés por debajo de la arandela: con el brazo en 90º y una ligera flexión de rodillas deberían llegar al suelo. Para nuestro nivel no hace falta comprar los de materiales ultraligeros, con unos de gama media será suficiente.

Botas

La medida de la bota la da en realidad el botín que tiene en el interior. Con el talón tocando la parte trasera del botín debemos rozar la parte delantera con las puntas. Con el uso ceden, así que no te las compres grandes desde el principio.

Casco

Este elemento de seguridad, que además mantiene la cabeza caliente, debe elegirse según la talla de nuestra cabeza. Pruébatelo y mira que te quede bien ajustado, incluso que apriete un poco. Con el uso cederá un poco, así que mejor que al comprarlo apriete.

Gafas

Siempre, siempre gafas de esquí: de plástico y con protección solar. Esquiando es muy fácil caerse así que nunca uses gafas de cristal.