Estilo

Cómo elegir un bigote

Bigotes

Puede que sea por seguir una nueva moda o puede que sea porque simplemente queremos cambiar nuestro aspecto y probar nuevas opciones. Sea por el motivo que sea todos hemos pensado alguna vez en dejarnos el bigote. Aunque haya bigotes memorables, puedes ver algunos en este artículo de blogellas.com, te daremos algunos consejos sobre cómo elegir un bigote.

Cuando nos dejamos barba por regla general también nos dejamos el bigote, pero actualmente no es tan común dejarse crecer únicamente el bigote. Un punto intermedio entre la barba y el bigote sería dejarnos una perilla de forma que complemente al bigote. Es común que la zona de conexión entre el bigote y la perilla tenga poca densidad por lo que no hay ningún inconveniente en afeitarnos esa sección y hacer que no haya una continuidad entre ambas zonas.

Al igual que con la barba el bigote requiere de una atención particular y una revisión constante pues no es recibo de tener un bigote mal cuidado. Para aquellos más perezosos el afeitado total es lo más fácil.

Al igual que los peinados o las barbas no todos los bigotes sientan igual de bien a todos los hombres. Es importante que tengamos la zona bien poblada para poderle dar la forma que queramos.

El retoque del bigote se realizará marcando la forma con un peine y cortando la longitud sobrante con tijeras. Los bordes pueden afeitarse con una navaja de afeitar para dar la forma que queramos.

Aquellos que tengan una cara alargada y delgada deberían evitar los bigotes largos pues marcarían aún más su delgadez. Para estos casos se recomiendas formas que no sobresalgan de la anchura de los labios ya que esta longitud ayuda a equilibrar visualmente las facciones.

En el lado contrario los hombres con caras redondeadas deberían optar por formas más alargadas que sobresalgan más allá de los labios de forma que les estilice las facciones. Igualmente suelen tener mejor resultado los modelos estrechos y estilizados.

En todo caso lo bueno del bigote es que siempre crece el pelo, así que si no nos convence un modelo simplemente nos afeitamos y esperamos a que vuelva a crecer el pelo.