Salud y ejercicio

Cómo elegir un gimnasio

Man On Running Machine In Gym

Se acercan fechas de fiestas familiares y de muchas comilonas. Seguramente para compensar los excesos calóricos de las fiestas uno de los propósitos de Año Nuevo sea apuntarnos a un gimnasio. Para aquellos que son neófitos en este mundo es importante saber cómo elegir un gimnasio.

Si no somos adictos al gimnasio es probable que en unas pocas semanas encontremos cualquier excusa para dejar de ir, así que hay que evitar poner cualquier tipo de dificultad. Por esto es muy importante que la ubicación del gimnasio sea cómoda de forma que podamos ir en poco tiempo desde casa o al salir del trabajo.

Tan importante o más que la ubicación es el horario de apertura. El horario del gimnasio debe adaptarse al resto de nuestra vida, así que quizás acabes yendo al gimnasio a última hora de la tarde/noche o primera hora de la mañana. Las horas de media tarde suelen estar llenas por lo que es preferible evitarlas para no tener que esperar demasiado para usar las máquinas.

Fíjate en las instalaciones. Deben estar limpias, en buen estado y con material suficiente. No utilizarás las mismas máquinas si quieres reducir peso o ganar musculatura, así que es interesante que en el gimnasio haya suficiente material para el tipo de ejercicio que estás buscando.

Un punto muy importante es la calidad de los monitores. Busca gimnasios con técnicos profesionales que te puedan guiar en los inicios y te aconsejen de los ejercicios que más te convienen. No existen tablas únicas para todas las personas por lo que un profesional te preparará una tabla de ejercicios adaptadas a nuestras condiciones físicas (peso actual, altura, peso que queramos perder, etc.) de forma que vayamos subiendo de intensidad de forma gradual.

Las clases grupales suelen ser más divertidas que simplemente ir solos a realizar nuestra rutina de ejercicios. Apúntate a alguna para romper la monotonía y evitar así la tentación de dejar de ir.