Padres

Cómo elegir un profesor particular de inglés

English class

Una vez que han pasado los exámenes finales llega las largas, para los padres, vacaciones de verano. Aunque los chicos sólo ven dos meses de vacaciones sin obligaciones, los padres solemos verlo desde otra perspectiva: es el momento ideal para reforzar aquellas asignaturas dónde nuestros hijos van más justos. La mayoría de chicos suelen tener dificultades con el inglés, por lo que es común buscar un refuerzo de esta materia. Veamos algunos puntos a tener en cuenta sobre cómo elegir un profesor particular de inglés.

Dependiendo de la edad de nuestros hijos y del nivel de exigencia de inglés del colegio podemos necesitar acudir a profesores nativos, estudiantes de magisterio de lengua inglesa, o simplemente un conocido que sepa más inglés que nosotros. No existe la elección perfecta, así que es cuestión de buscar la que mejor se adapte a nuestras necesidades y posibilidades.

Aunque en verano aparece múltiples anuncios de profesores particulares, siempre es bueno conocer el historial del profesor antes de llevar a los chicos. Una persona que lleva años con este trabajo da una garantía mayor que alguien que sólo lo realiza en verano para sacar un dinero extra, si bien esto no quiere decir que no sean adecuados para la mayoría de niños.

Si un profesor de inglés además de ofrecernos las clases individuales organiza clases en grupo cada cierto tiempo, es una buena señal. En estas clases grupales los chicos conversan con otras personas con un nivel similar, lo que les permite soltarse a hablar sin complejos. Ya no es sólo hablar con un profesor que te corrige, sino que los niños han de mantener conversaciones reales con otras personas a las que hay que entenderse. Las primeras clases grupales suelen ser frustrantes, ya que se entiende poco, pero con la práctica el oído se adapta y se mejora mucho.

Un buen profesor particular suele mantener reuniones con los padres de los chicos, si bien debido al corto verano esto no es imprescindible, para evaluar el estado del chico. Además no deberías extrañarte si tu hijo vuelve de clase con deberes o actividades para hacer en casa: esto demuestra involucración por parte del profesor, que después deberá corregir esos ejercicios.