Estilo

Cómo elegir un reloj

varios relojes

El reloj de pulsera es uno de los complementos más utilizados por los hombres. Debemos tener en cuenta que un reloj no sólo sirve para dar la hora sino que también puede utilizarse como un complemento que combine o destaque sobre nuestro estilo. Veamos pues algunos consejos sobre cómo elegir un reloj.

Si bien muchos modelos llevan correas ajustables o intercambiables uno de los datos a tener en cuenta es el tamaño de nuestra muñeca. Aquellos que tengan una muñeca con un diámetro menor de 15 centímetros deberán optar por modelos con esferas pequeñas, menores de 40mm, para evitar dar la sensación de un reloj excesivamente grande. Por el contrario aquellos hombres con muñecas anchas, más de 20 cm, deberán elegir un modelo de esfera grande para que no parezca ridículo sobre su muñeca.

Aunque lo preferible sea tener tres relojes, por lo menos deberemos tener dos: uno deportivo y uno más elegante. Ya que no podemos llevar un reloj de pulsara con cadena de hierro o cualquier metal para realizar deporte y tampoco debemos llevar un reloj de plástico para acudir a cualquier acto social.

Para las actividades deportivas optaremos por relojes de plástico ya que son más resistentes y ligeros. Pueden ser tanto analógicos como digitales. Existen modelos con cronómetros, cronógrafo e incluso algunos marcan la temperatura o la presión atmosférica. Este tipo de relojes pueden utilizarse también en ocasiones informales.

Para acudir al trabajo cada día es preferible un reloj menos deportivo, con caja de acero y que marque las horas con agujas. Si optamos por un reloj con caja metálica pero correa de cuero le daremos un toque desenfadado a nuestro estilo. Si no vamos a tener un tercer reloj es preferible optar por un reloj y correa metálicos, a ser posible de acero, que nos permitirá lucirlo en ocasiones de mayor solemnidad.

Para los actos sociales más elegantes deberíamos llevar un reloj totalmente metálico o de metales preciosos. Estos relojes deben tener un estilo clásico y evitaremos las excesivas florituras.