Do It Yourself

Cómo elegir una mampara de ducha

Mampara de ducha

Aunque antes los cuartos de baños completos debían llevar una bañera, desde hace unos años se está volviendo a dar una gran importancia a las duchas. Un complemento casi imprescindible de las duchas son las mamparas, así que en este artículo veremos algunos consejos sobre cómo elegir una mampara de ducha.

Muchas personas, al hacerse más mayores y tener que reformar el cuarto de baño, están optando por sustituir su bañera por un plato de ducha, sobre todo por la comodidad para entrar. En la ajetreada vida que llevamos hoy en día los días de largos baños relajantes son muy escasos, mientras que las duchas rápidas van ganando protagonismo.

Aunque lo primero que debemos tener claras son las medidas de nuestro plato de ducha, veremos que hay otros puntos importantes a tener en cuenta.

A la hora de elegir el modo de apertura la mampara hay que tener en cuenta las dimensiones de nuestro cuarto de baño y el espacio que queda libre alrededor de la ducha. Las puertas de apertura tradicional permiten un mayor espacio dentro de la ducha pero necesitan de un espacio libre frente a la mampara. Si nuestro aseo es pequeño sería preferible optar por puertas correderas o plegables hacia el interior, si bien se pierde algo de espacio en el interior de la ducha y puede ser algo molesta a la hora de entrar. No existe el sistema perfecto ya que dependerá de las dimensiones y distribución de nuestro cuarto de baño.

Las mamparas más modernas suelen estar compuestas únicamente de cristales, de seguridad, y las bisagras necesarias para abrirse, evitando los marcos. Este tipo de mampara suele elegirse para baños de casas con un estilo moderno. Las mamparas más tradicionales incorporan un marco de aluminio que otorga una estructura más reforzada y permite la instalación de los carriles para instalar puertas correderas. Aunque se trata de una decisión personal, es recomendable optar por una mampara con estructura en aquellos baños que vayan a ser utilizados por niños, debido a que su fortaleza estructural resistirá mejor la manipulación brusca.