Hobbies

Cómo elegir una moto

Tipos de motos

Aunque la elección de una moto tiene un fuerte componente subjetivo de preferencias personales, hay que tener en cuenta que no todos los tipos de motocicleta se adaptan a nuestras necesidades reales, por lo que debemos utilizar también la cabeza. Veamos algunos puntos a tener en cuenta sobre cómo elegir una moto que se adapte a nosotros.

Si sólo queremos utilizarla en la ciudad para evitar los atascos y aparcar más fácilmente las opciones más adecuadas serían motos de tipo scooter o urbanas. Las scooters tienen las ruedas más pequeñas, una carrocería delantera que nos protege mejor de las inclemencias del tiempo y un buen espacio aprovechable bajo el asiento. Debido a su estructura son fáciles de manejar y ágiles a las bajas velocidades del tránsito en ciudad. En cambio las motos urbanas tienen las ruedas más grandes lo que les da una mejor estabilidad a velocidades mayores y suelen llevar un cambio secuencial. Este tipo de moto tiene un muy bajo consumo de combustible y un mantenimiento sencillo, pero tienen series limitaciones para la circulación habitual por carretera.

Si vamos a circular por carretera con asiduidad quizás sean más adecuadas las motos naked o las semicarenadas. Permiten una mayor velocidad y mejores prestaciones en carretera pero pierden agilidad en la circulación urbana.

Si queremos una moto para grandes trayectos por carretera nuestra elección debería decantarse por motos de paseo o de velocidad. Las motos de velocidad tienen las mayores prestaciones posibles, pero son cansadas para circular muchos kilómetros, mientras que las motos de paseo cubren la filosofía contraria: facilitan circular a una velocidad moderada durante mucho tiempo. Salvo que tengas verdadera pasión por la velocidad y la competición las motos de velocidad no suelen ser una buena opción.

Si nuestra idea es utliizar la moto por caminos de tierra, o incluso como todo terreno, las opciones se basarían en motos de enduro o motocross.

Sea cual sea tu tipo de moto recuerda usar el sentido común y llevar siempre la ropa adecuada y el caso puesto.