Hobbies

Cómo elegir una tabla de snowboard

Depositphotos_6906618_original

Uno de los deportes de invierno que tiene una mayor progresión en su difusión es el snowboard. Su curva de aprendizaje más suave permite que personas con muy poca experiencia se mantengan en pie y realicen trazados básicos bajando la montaña por sus diversas pistas. Esto explica su auge entre los niños y las personas que se acercan a la nieve por primera vez. Como en todos los deportes debemos llevar el equipamiento adecuado para su practica ya que, aunque la nieve parece blandita no nos podemos confiar, pues una caída a una velocidad no demasiado elevada se convierte en un golpe fuerte, así que debemos estar equipados para estas eventualidades. Veremos en este artículo cómo elegir una tabla de snowboard.

Tanto si vamos a alquilar la equipación o ya tenemos una cierta experiencia y queremos comprarlo, es conveniente dejarnos aconsejar por los profesionales de las tiendas. Ellos nos recomendarán qué sistemas se adaptan mejor a nuestra envergadura y nivel.

Las tablas de snowboard deben elegirse, antes que por su diseño estético, por las siguientes medidas:

Ancho

Los fabricantes suelen dividir las tablas por dos medidas de anchura. Aquellos que tenemos un pie con una talla menor a la 43 deberíamos optar por tablas de patín estrecho; mientras que aquellos con un pie del 45 o mayor deben optar por tablas anchas. Los que gastan un número entre estos dos valores pueden escoger la tabla con la que más cómodo se sientan.

Longitud

La longitud de nuestra tabla ideal estará determinada por dos factores físicos: nuestra altura y peso. Si la tabla de pie queda por debajo de nuestra barbilla tendremos un equipo más lento pero más fácil de conducir; al contrario la tabla será más rápida y estables pero difíciles de conducir.

Estilo

Cada estilo de snowboard tiene maniobras muy diferentes, así que las tablas también se especializan según el estilo. Para la mayoría de los principiantes es preferible utilizar tablas polivalentes.