Salud y ejercicio

Cómo elegir unas botas de montaña

Hiking boots

Aunque ahora no lo parezca no falta demasiado tiempo para que podamos disfrutar de uno de los deportes de montaña más populares: el senderismo. Existen muchas rutas dependiendo de nuestro nivel y costumbre, por lo que es fácil encontrar una excursión adecuada a nuestras posibilidades. Si este año queremos tomarnos estas salidas algo más en serio deberemos invertir en la compra de unas botas adecuadas. En este artículo intentaremos mostrarte cómo elegir unas botas de montaña.

Deberemos elegir, más allá de cuestiones estéticas, aquellas botas que mejor se adapten al uso que pretendemos darles. Las botas de verano o invierno difieren en los materiales utilizados por lo que seguramente debamos tener pares diferentes para cada temporada.

Suela

Las botas deben tener siempre las suelas antideslizantes y con tacos. Las suelas suelen tener un dibujo que, al igual que los neumáticos de un coche, ayuden ala expulsión del agua y barro que pisemos para facilitar el agarre. El pequeño tacón de las botas facilita el descenso de las pendientes y ayuda a amortiguar el peso de nuestro cuerpo.

Impermeabilidad

Si solo sales a la montaña los días de sol puedes optar por botas no impermeables y que faciliten la transpiración y ventilación de los pies, pero para el resto de personas las botas impermeables son imprescindibles. Con la evolución de los materiales ya existen botas que aúnan impermeabilidad y transpiración por lo que son la opción más adecuada para la mayoría de nosotros.

Caña

La caña es la altura de la bota. Para el senderismo la opción mínima pasa por una caña media que nos agarre el tobillo; si bien la caña alta nos da una mejor protección si vamos por terrenos más accidentados.

Material y peso

Estos dos factores están muy interelacionados. Las botas de piel son más cómodas y adaptables, aunque pecan de ser poco transpirables y bastante pesadas. En el lado opuesto las botas de material sintético tienen un menor peso y transpiración pero fallan en la adaptación al pie.

Como cada vez que compramos unas botas nuevas, hay que gastarlas antes de salir a la montaña para evitar que la caminata se convierta en una tortura.