Salud y ejercicio

Cómo empezar a practicar natación

Man swimming

Ya lo has decidido: quieres ponerte en forma. Hay que eliminar algunos kilos de peso y hacer que nuestro cuerpo gane en fuerza y resistencia: cambiar grasa por músculo y fibra. Piensas en apuntarte a un gimnasio, pero no te ves levantando pesas ni trabajando con las máquinas. Al final optas por ir a la piscina y tomártelo como el ejercicio que es. En verdad la natación es un deporte más individual que otras prácticas de gimnasio: estás tu sólo en tu carril y vas avanzando a tu ritmo. Veamos algunos consejos sobre cómo empezar a practicar natación.

Aunque seguro que podrías lanzarte a la piscina de cabeza y empezar a realizar largos hasta cansarte, no es lo más aconsejable. Como en todos los deportes, es conveniente dejarse aconsejar por un experto. Seguramente en tu piscina más cercana haya opciones para grupos de adultos a las que apuntarte para coger las posturas correctas. Según tu nivel y el tiempo que lleves sin practicar natación, no es mala idea contratar varias clases un monitor para que te ayude a coger la postura y el estilo correctos para una buena brazada.

Empieza con sesiones cortas y parando a descansar tras cada piscina. En tus primeros días debes dejar como último ejercicio el hecho de nadar todas las piscinas posibles sin pausa para respirar. Verás que en poco tiempo puedes aumentar su número.

Las sesiones de natación pueden resumirse en dos partes:

  • El calentamiento consistiría en nadar a nuestro ritmo durante 10 minutos. Luego damos un largo a más fuerte.
  • Se llama intervalo a cada ronda de piscinas que realices con el mismo ritmo y sin parar. Cuando hayas realizado un intervalo para a respirar durante unos segundos y vuelve a la carga.

Recuerda que la postura es muy importante: de nada sirve patear con mucha fuerza si perdemos toda la energía del empuje por una mala postura.