Hobbies

Cómo empezar a practicar parapente

Depositphotos_24613713_original

El parapente es un deporte creado en los años 70 por los montañeros que querían bajar rápidamente desde las cimas que habían escalado. Se empezó a utilizar un paracaídas desde pendientes pronunciadas, de aquí su nombre. Tras estos inicios con motivos obviamente prácticos se empezó a desarrollar toda una técnica y materiales nuevos que permitían no sólo descender de forma rápida y segura sino también ascender y mantenerse en el aire gracias al aprovechamiento de las diferentes corrientes térmicas. Si te apetece probar este deporte y saber cómo se siente al volar como los pájaros, aquí que mostramos algunos datos sobre cómo empezar a practicar parapente.

Para empezar en este mundo debemos acudir a un centro de vuelo homologado, donde instructores específicamente entrenados nos ayudarán tanto en la parte teórica como en la práctica. Debido al riesgo inherente a esta práctica deberemos cumplir y respetar las reglas de seguridad que nos indiquen los instructores y realizar los saltos siempre bajo su supervisión.

La mayoría prueba su primer vuelo con un parapente biplaza enganchados a un monitor, aunque hay quien prefiere iniciarse con un curso completo para poder volar en solitario.

Los parapente biplazas son equipos especialmente diseñados para soportar el peso de dos personas, donde se añade un arnés extra que une al primerizo con el instructor de vuelo. La vela es de mayor tamaño y con una estructura y diseño pensado para dar estabilidad al vuelo. No se trata de maximizar la velocidad de trepada o la maniobrabilidad sino simplemente de permitir disfrutar un vuelo de larga duración de la forma más estable y cómoda posible.

Para poder disfrutar del vuelo primero hay que ascender a un monte que tenga la altura y estructura adecuada para lanzarse en parapente. Debido a esto hay que llevar ropa cómoda pero al mismo tiempo es interesante que sea abrigada y proteja del viento.

Venga. ¡Atrévete!