Salud y ejercicio

Cómo empezar a practicar puenting

Puenting

El puenting es un deporte de riesgo que consiste en saltar desde un puente atado por los pies a una cuerda. Apareció a mediados de los años 1980 aunque sus orígenes no están del todo claros y existen varias teorías. Actualmente el mérito de haber inventado el puenting está disputado por franceses, ingleses y estadounidenses. Veamos en este artículo algunos puntos sobre cómo empezar a practicar puenting.

El puenting consiste en saltar desde un lado del puente sujetos a una cuerda que se encuentra anclada en el otro lado del puente. De esta forma realizamos un gran balanceo que nos lleva a pasar por debajo del puente y cerca del fondo. Una vez la cuerda llega a su longitud máxima nos quedamos balanceando hasta que al final la inercia nos frena. Una vez que termina el balanceo un compañero nos ayudará a bajar al suelo y desde arriba se recogerá la cuerda para preparar el siguiente salto.

Se trata de una actividad que proporciona sensaciones muy intensas durante unos segundos y que no requiere de ningún esfuerzo físico por parte del saltador, por lo que existe controversia en la denominación de estos saltos como actividad deportiva. Se trata pues de una actividad que puede ser realizada por cualquier persona con un estado de forma suficiente independientemente de su sexo.

Para el primer salto lo habitual es hacerlo de espaldas, para evitar mirar abajo, y se realiza poniéndonos en cuclillas y dándonos un fuerte impulso tanto con los pies como con las manos contra la barandilla. Este impulso nos aleja del puente y permite un salto limpio y sin tropiezos. Una vez realizado el primer salto y habiendo cogido más confianza ya podemos atrevernos a saltar de frente mirando hacía el vacío.

Existe la modalidad de salto con una goma elástica que se denomina bungee. El movimiento, totalmente vertical, se va frenando lentamente por la goma elástica y tras la tensión final el rebote es también vertical y no de balanceo como en el puenting.

¿Te atreves?