Emprendedores

Cómo empezar una tarea cuando estamos en blanco

Depositphotos_34577841_xl

Hay ocasiones en los que debemos realizar una tarea pero no somos capaces de centrarnos ni aclarar nuestras ideas. Cuando queremos empezar nos quedamos en blanco y no sabemos ni cómo empezar. Suele suceder cuando debemos realizar una tarea diferente a las que estamos acostumbrados, ya que las tareas habituales podemos realizarlas en modo mecánico. Aquí veremos algunos trucos sobre cómo empezar una tarea cuando estamos en blanco.

Lo primero es tener claro que debemos realizar este trabajo en ese momento. Procastinar no suele ser buena idea, pero si puedes posponer la tarea un par de horas tu cerebro lo agradecerá. Intenta cambiar el orden de tus tareas pendientes, quizás cuando termines con una tu cerebro ya se haya activado.

Si no puedes evitar hacerlo ahora, elimina todas las distracciones posibles. Si no necesitas Internet, desconectate. Mirar el periódico un minuto puede convertirse en dos horas perdidas navegando que sólo sirven para que después tengamos que correr para terminar nuestra tarea. Descuelga el teléfono y silencia los móviles, no hay nada peor para cortar la concentración que una llamada o notificación inoportuna.

Si ya estás en un ambiente aislado y el cerebro se niega a funcionar, escribe en una libreta lo que se te vaya ocurriendo, aunque no tenga que ver con el tema de tu trabajo. El hecho de empezar a escribir y hacer garabatos activará tu cerebro y con ello facilitaremos que nos podamos poner en marcha.

Si aún así no hay manera, quizás necesites una cabezadita. Dormir hace que nuestro cerebro reorganice nuestros pensamientos y recuerdos, por lo que una siesta de 15 minutos puede hacer que nos levantemos totalmente frescos y afrontemos la tarea sin problemas.

Existen cursos de productividad personal que nos pueden ayudar a coger rutinas y aplicar técnicas para hacer que nuestro tiempo sea más productivo, aumentar nuestro rendimiento y evitar estos momentos en blanco.