Relaciones

Cómo encarar una nueva relación después de una separación

Couple playing around

Después de una ruptura hay un período de incertidumbre en el que no sabes muy bien cuando puede ser el mejor momento para emprender una nueva relación sentimental.

Un factor importante para saber el tiempo que debes esperar es si has sido tú mismo el que ha roto la relación o el que sufre la ruptura. En pocas ocasiones hay una ruptura consensuada ya que siempre hay una parte más interesada en romper la relación.

A una ruptura suele seguir una época de euforia, como si la separación fuese una liberación y anteriormente estuvieras en una especie de cárcel de la que no puedes escapar. Saldrás mucho de fiesta y tendrás relaciones poco duraderas. Sobre todo si eres tú el causante de la separación. Podrás retomar aficiones que tenías aparcadas o aquéllas a las que tu anterior pareja no le gustaban. Posteriormente, ya viene la aceptación de la nueva situación y el reconocimiento de ser nuevamente una persona soltera, libre y sin ataduras( si no te gustó la primera vez, tampoco lo hará ésta). Se debe hacer un balance de los errores cometidos y las señales de advertencia que ignoramos porque si no estamos condenados a repetirlos. Por ello, es bueno mantener la amistad con una ex. A no ser que sea el mismo diablo en persona.

A partir de ese momento ya estamos preparados para empezar una nueva relación.

En las relaciones no existen las matemáticas. Muchas veces no llegamos a comprender del todo por qué nos gusta una determinada persona y otra no nos atrae nada: ya sea física o emocionalmente. Pero lo normal es que después de una separación, no tengas prisa en embarcarte en una nueva relación: las prisas nunca son buenas consejeras. Hay una mezcla de egoísmo( independencia y libertad de hacer lo que quieras y con quién quieras sin dar explicaciones) y un exceso de responsabilidad por no fracasar de nuevo que nos puede inclinar a no aventurarnos en ninguna relación seria.

Otro aspecto importante a la hora de plantearse una nueva relación despues de una separación es nuestra familia. No es lo mismo una separación limpia y amistosa entre dos personas y una separación con hijos de por medio. Los niños pueden sentirse desplazados y con miedo cuando ven que sus padres ya no viven juntos y tratar de boicotear una nueva relación de sus padres con otras personas ajenas al núcleo familiar. La incertudimbre ante un futuro desconocido afecta a las personas maduras, no digamos a niños todavía por formar. Por ello es importante cuando se emprende una nueva relación después de la separación hacer partícipes a los hijos de ella: involucrarlos emocionalmente y hacerles comprender que no van a ser dejados de lado y que siguen siendo importantes para nosotros.

El amor hacia una determinada persona puede ser duradero o temporal. Nuestros afectos pueden cambiar de un día para otro. Así son las emociones. Pero la responsabilidad de ser padres es permanente.