Do It Yourself

Cómo evitar problemas al contratar un hotel por Internet

Hotel

En España cada vez es más común la contratación de servicios por Internet. El comercio electrónico está en auge gracias a la comodidad, facilidad de uso y posibilidad de comparación. Uno de los mercados que más ha apostado por la venta por Internet es el de los viajes: paquetes vacacionales, vuelos, alquiler de coches, reservas hoteleras, etc. Aunque hoy en día la compra por Internet es casi tan segura como la reserva en una agencia de viajes física, veamos algunos consejos sobre cómo evitar problemas al contratar un hotel por Internet.

Antes de comprar cualquier reserva de hotel es conveniente consultar varios comparadores de precios y la propia página web de la cadena hotelera. Podemos encontrarnos con diferencias significativas de precios. Cuando consultes estas páginas web hazlo en modo incógnito para evitar que los buscadores puedan reconocer si ya has hecho más búsquedas y modificar los precios en consecuencia.

Si utilizas un comparador de precios ten a mano el teléfono de atención al cliente por si surge algún problema con nuestra reserva. Si nosotros pagamos al comparador, es éste quien debe atendernos en caso de problemas o dudas.

Aunque hagas la reserva del hotel a través de un buscador o comparador, busca el contacto local del hotel. Puedes necesitarlo para pedir cómo llegar al hotel o simplemente para avisar que llegarás más tarde de lo previsto.

Para evitarnos sustos hay que leer bien las condiciones de la reserva donde deberá estar indicado claramente el nombre del establecimiento y el servicio contratado, así como el precio de los suplementos que podamos encontrar. Generalmente los hoteles permiten la cancelación de reservas con un margen de días, cobrando un parte de la reserva si avisamos con menos tiempo, pero algunos buscadores o comparadores ponen cláusulas extra con gastos de gestión para la cancelación o modificación. Así que hay que leer bien en qué condiciones se nos permitiría la modificación o cancelación de nuestra reserva.

Aunque los sistemas informáticos son muy fiables, nunca está de más llevar impresa una copia de la reserva para poderla presentar en el hotel en caso de problemas con los ordenadores. No pesa ni ocupa espacio y puede sernos de ayuda.