Emprendedores

Cómo evitar un mal día

bad luck

Todos tenemos malos días. Son algo inevitable, pero tenemos algo a nuestro favor: podemos lidiar con ellos desde antes de que empiecen. ¿Qué es lo que puede hacer apenas y un mal día asoma las narices? He aquí algunos consejos al respecto.

Cómo lidiar con un mal día.

Detéctalo. Generalmente la idea de un mal día proviene de una suma de factores: dejamos las llaves de la casa al salir, nos ganamos una multa de tráfico, llegamos media hora tarde, la portátil no enciende… Para evitar un mal día hay que acabar con la idea misma de mal día. Cuando veas que la cadena de fenómenos negativos se va sumando, detenlos con algo bueno: date un capricho, haz una pausa, realiza una llamada a alguien querido… Como dice la frase: “No tengo tiempo para estas tonterías”: en efecto, evita que se sumen y córtalas, y quizá con ello baste para dar fin al mal día.

Descarga culpas. Si el mal día insiste en continuar, vas a echarte la culpa, y a decirte a ti mismo que eres responsable de que las malas cosas sigan ocurriendo. No dejas que ese tren de pensamiento llegue a la siguiente puerta. Hay que ponerle un “hasta aquí”: en efecto, eres responsable de una serie de errores, pero tan pequeños, que el karma no debería tomarlos en cuenta, y en la medida que pongas atención, todo va a embonar en su lugar.

Ve el lado divertido. Sé tu mejor amigo y observa lo que te ha venido pasando en ese mal día desde un punto de vista ajeno. Verás lo cómico de la situación, le quitarás gravedad, y podrás lidiar con mayor atención ante lo que venga el resto del día.

 

  • Pingback: ¿Tienes un jardín? ¡Aprovéchalo para celebrar tu boda! | Blog Bodas

  • Pingback: Consejos para elegir a los testigos de tu boda | Blog Bodas

  • Pingback: Cómo concentrarte mejor | Blog Tarot