Padres

Cómo fomentar la lectura en los hijos

Man and two children sitting in living room reading book and smi

El verano es un espacio de tiempo que se puede hacer muy largo a los padres que tienen hijos pequeños o adolescentes. Las vacaciones escolares desde finales de Junio hasta Septiembre puede convertirse en el terreno perfecto para tratar de inculcar a tu hijo la afición por la lectura. La educación es una de las principales armas que los padres pueden proporcionar a sus hijos para su vida en el futuro.

Muchas veces, un padre puede desesperarse por ver que su hijo pasa la mayor parte de su tiempo pegado al televisor viendo cualquier cosa. O jugando a la consola horas y horas sin tener ninguna relación con el mundo exterior. Las vacaciones son buenas para que el niño descanse de la rutina del colegio pero son largas y pueden interrumpir su proceso de aprendizaje.

Lograr que tu hijo se apasione con la lectura no es algo que se pueda conseguir de forma autoritaria o mediante una imposición. Hay que ser mucho más sutiles y diferenciarlo de los deberes. Por ser el verano una época más propicia al esparcimiento, es buen momento para introducir este hábito en nuestro hijos.

A partir de los 6 ó 7 años es cuando los niños empiezan a abrire más al mundo. Es un momento de probar y descubrir nuevas experiencias y aficiones, entre ellos la lectura, que puedan continuar durante la adolescencia. La lectura hace que nuestros hijos sean más creativos, aumenta su memoria y amplía su vocabulario y sus referencias. Son buenos motivos para que los hijos se interesen por la lectura.

Como decíamos, fomentar la lectura en nuestros hijos no debe intentarse mediante la imposición ya que la rechazarían. Lo que sí podemos hacer es crear las condiciones necesarias para fomentar el gusto por la lectura. Los niños suelen ser cómo esponjas y tienden a repetir y copiar lo que ven que hacen sus padres. Un efecto espejo que podemos aprovechar para mejorar su educación.

Hay que tener en cuenta algunos factores mediante los cuales sabemos cómo fomentar la lectura en los hijos durante sus vacaciones escolares.

-Ambiente de lectura. Si un hijo ve a sus padres leyendo un libro o un periódico es un magnífico ejemplo que puede incrementar su interés en la lectura. Copiar lo que hacen los padres es uno de los rasgos más característicos de los hijos pequeños antes de entrar en la adolescencia en la que se esfuerzan por llevar la contraria sistemáticamente.

-Buscar libros adecuados a la edad del hijo. No se trata de que nuestros hijos lean a Cervantes, Shakespeare o tratados de filosofía desde pequeños sino de lo que sea más adecuado a su edad. Libros de aventuras o que le transporten a un mundo imaginario pueden ser un excelente reclamo para iniciar su afición por la lectura.

-Hablar sobre libros. La comunicación es fundamental en la relación con nuestros hijos. Aunque sea de forma indirecta. No solo debemos leer en su presencia sino también hablar de los qué leemos, por qué lo hacemos o si nos gusta, o nos aburre, lo que estamos leyendo.

-Respetar sus gustos. Algunas veces la televisión y el mundo de los videojuegos pueden ser un perfecto aliado para fomentar la lectura de nuestros hijos. Si nos fijamos en los programas, películas o juegos que le gustan, podemos aprovecharlos para proporcionarle libros sobre ellos. De esta manera, unimos dos mundos aparentemente distintos y aumentar su interés por leer.

-Ir de visita a una Biblioteca. Al igual que podemos organizar una excursión por el campo, acompañar a nuestro hijo de visita a una Biblioetca le descubrirá un mundo nuevo. La afición no solo de leer sino de buscar los libros y las materias que le peudan interesar. Además, las Bibliotecas públicas de las ciudades suelen poseer importantes secciones infantiles y que le permitirán un acceso a mayor número de libros de los que podamos comprar en casa.

Y cualquier otra cosa que se nos pueda ocurrir. Nunca sabemos donde podemos encontrar una buena oportunidad para mejorar la educación de nuestros hijos.