Hobbies

Cómo iniciarse en el esquí de fondo

cross-country skiing

Aunque era un gran desconocido en nuestro país, en los últimos años el esquí de fondo ha empezado a hacerse un hueco en el corazón de los amantes de la nieve. Esta disciplina, también conocida cómo esquí nórdico, consiste en desplazarse con esquí por senderos y pistas forestales que no tengan una gran inclinación. El hecho de separarse de las pistas de esquí de las estaciones le confiere un mayor grado de contacto con la naturaleza, pero al mismo tiempo implica una mayor responsabilidad del esquiador. En este artículo veremos cómo iniciarse en el esquí de fondo.

El esquí de fondo es un deporte ideal para aquellas personas amantes de las caminatas, siendo el sustituto invernal perfecto al senderismo. Gracias a este deporte podemos recorrer paisajes idílicos y lejos de la masificación de algunas pistas de esquí. Aquí te mostramos algunos de los mejores destinos de esquí de Europa.

Actualmente se considera que hay dos grandes estilos a la hora de practicar este deporte:

Estilo clásico

El estilo clásico es el recomendado para iniciarse en esta practica deportiva al ser el más parecido a la forma natural de desplazarse. El impulso se consigue tanto por la fuerza de las piernas como por la acción de los brazos.

Para cuestas suaves y llanos el paso sería parecido a caminar, al usar el bastón contrario a la pierna de apoyo. Otro paso sencillo es impulsarse simultáneamente con ambos bastones de forma que toda la fuerza de avance la realiza el tronco superior.

Estilo libre o patinador

Este es un estilo más rápido y dinámico donde el movimiento se consigue al movernos igual que un patinador. Nos impulsamos con nuestras piernas alternativamente, ayudándonos de los brazos. Suele ser el estilo elegido por los esquiadores expertos.

El paso habitual consiste en impulsarse con una pierna y su brazo, pero cuando la cuesta es más pronunciada utilizaremos como apoyo el brazo contrario a la pierna impulsora. Para cuestas de una dificultad media se puede hacer uso de un único impulso simultáneo de los dos brazos.