Padres

Cómo limpiar a tu bebé

Happy baby with blue eyes in a towel

Después de que un hijo nace, viene el conocimiento: un bebé es, esencialmente, algo que saca de su cuerpo diversas sustancias poco gratas. Y es vital mantenerlo limpio. Un tema del que los papás primerizos quieren evadirse, pero que es tan necesario como dar la leche o ayudar a expulsar los gases de la digestión. De manera que ayuda a tu chica: aprende a limpiar a tu bebé.

Ojos. Pasa una gasa limpia bajo la línea del ojo para limpiar lagañas. Humedece apenas y repasa con una suave movimiento del lagrimal al exterior.

Nariz. Para eliminar mucosidades no recurras a productos químicos: con agua limpia basta. Usa un gotero para empapar las cavidades, y aprieta suavemente la nariz con un pañuelo.

Uñas. No uses cortaúñas para adultos. Adquiere unos especiales para bebé, y corta sus uñitas una vez a la semana.

Ombligo. Los restos del cordón lumbrical caen por sí mismos a la semana, y a más tardar al mes de nacido: no tironees ni cortes. Limpia la cicatriz con un algodón empapada en alcohol al 70%.

Pañales. Las zonas del cuerpo cubiertas por el pañal son especialmente proclives a la irritación. Por ello es vital cambiar el pañal cada vez que sea necesario, y usar una pieza seca y limpia. Para limpiar las heces y la orina, una toallita desechable es la mejor opción. Y si no, una esponja natural en agua tibia.

Ingles. Es natural que se irriten debido al pañal. Usa vaselina para mantener los pliegues bien lubricados y libres de irritación.

Baño. Los recién nacidos sólo requieren de dos baños a la semana. Es mejor hacerse de una bañera pequeña para aprender a manipular su cuerpo y evitar accidentes. Agua y jabón es lo indicado. Agua siempre tibia.

¿Y después de la limpieza? He aquí algunos consejos para cuidar del sueño del bebé y de la familia.