Relaciones

Cómo mantener una relación a distancia

bisoumob.jpg

Las herramientas virtuales han llegado para facilitarnos el contacto con la persona que hemos elegido amar, y es tal la facilidad que generan que en muchas ocasiones se pasa por alto el hecho de que la depositaria de nuestro corazón viva a un par de continentes de distancia. Por ello, y porque todo mundo merece la oportunidad de que las cosas le resulten a la medida de sus sueños, sin importar las fronteras, nos hemos dado a la tarea de realizar una guía para mantener una relación a distancia.

¿Vale la pena? El primer paso es preguntarse si vale la pena. Una relación a larga distancia implica un hecho futuro: la vida de una de las dos partes va a cambiar. Uno tendrá que mudarse, adquirir nuevos hábitos, conseguir empleo… ¿Vale la pena el sacrificio?

El desgaste. Una relación a distancia puede definirse como llevar a cuestas una mochila con 100 kilos de rocas mientras se corre el maratón. Una vez que pasa el deslumbramiento inicial, y se entra en una rutina donde no se está, las cosas pueden ser muy duras. Lo que hay que combatir en una relación a distancia, ante todo, es la falta de contacto y de comunicación directa.

Las posibilidades. Las parejas a distancia se enfrentan a los celos, y por una buena razón. En tanto cada uno de los interesados está a kilómetros de distancia, alrededor de la otra parte hay hombres o mujeres que son una amenaza real: ¿Estamos dispuestos a dejar pasar las oportunidades que se presenten por alguien que es, en esencia, una posibilidad? ¿No será que estamos en un bache y nos dejamos deslumbrar por una promesa más bien vaga?

Continuará…