Padres

Cómo planificar un viaje con niños

Family car trip on summer vacation

No es lo mismo viajar solos o de solteros con nuestra pareja que hacerlo con hijos pequeños. La independencia y la libertad de movimientos que teníamos antes, la perdimos para siempre. Por lo tanto, tenemos que adaptarnos a nuestra nueva situación disfrutando de sus ventajas, que también las tiene.

Un viaje con niños es toda una aventura y una experiencia que nos permitirá conocernos mejor a nosotros mismos y a nuestros niños. Al salir de nuestro entorno habitual y de las rutinas de la vida diaria podremos saber cómo reaccionan ante un cambio de escenario, de ambiente, de comidas y de compañías y pueden servir para superar su timidez para relacionarse con otras personas. En otras palabras, sacar a los niños de su hábitat de comfort les sirve para enriquecer su vida.

Antes de empezar la aventura, hay una serie de cuestiones que debemos tener en cuenta a la hora de saber cómo planificar un viaje con niños.

El lugar. Es la elección más importante y previa al viaje en sí mismo. No es lo mismo viajar a la montaña, a la playa o fuera de nuestro país. Gracias a las nuevas tecnologías, tenemos diversidad de sitios a los que podemos acudir para informarnos o hacer la reserva. Puede llegar a parecer, en algunos momentos, una tarea dura e interminable pero no hay que dejar pasar la ocasión de encontrar una buena oferta, incluso en los últimos días.

Si vamos a un hotel, debemos asegurarnos de que dispone de una piscina abierta: es uno de los lugares en los que nuestros hijos más disfrutan. Comprobar si tienen guardería, por si queremos hacer una escapada sin ellos, o disponen de zona de juegos. O si vamos a la montaña asegurarnos de que existen rutas no que no sean peligrosas y aptas para niños pequeños. Sobre todo hay que estar muy atentos a las ofertas de los hoteles para familias. En muchos de ellos, hacen un descuento especial a familias con hijos. Aunque la decisión final estará en manos de un adulto, hay que prestar atención a los deseos e intereses de los hijos, en la medida de lo posible, para que el viaje sea aún más inolvidable.

Precauciones médicas. Especialmente relevante si nuestros hijos padecen de algún tipo de trastorno o alergia que requiera un cuidado específico. Debemos llevar su tarjeta sanitaria con sus datos para que pueda ser atendido eficazmente en caso de emergencia. Y si viajamos al extranjero, tener muy presente las vacunas que debemos ponerles, si es necesario. Estas cuestiones médicas también deben ser tenidas en cuenta a la hora de elegir nuestro destino.

Cosas para llevar. Aquí si que es importante no perderse. Principalmente por si tenemos bebés o niños aún pequeños. La mejor opción: hacer una lista previa con las cosas indispensables que tenemos que llevarnos. Mochila porta-bebés, sillas de paseo, biberón, capazo o cuna de viaje. Aunque tengamos la sensación de llevar la casa cuestas, no hay que dejar nada al azar en el cuidado de los niños pequeños. Tendremos que aprovechar el maletero de nuestro coche o facturarlo si viajamos en avión.

Modo de viaje. Algunas veces, no elegimos nosotros en qué medio de transporte vamos a realizar el viaje sino que el viaje determina que medio utilizaremos. Si pretendemos viajar a Estados Unidos, Sudamérica o Europa, iremos en avión. Si nos movemos dentro de España, podremos elegir entre viajar en nuestro propio coche o en tren. Si lo hacemos en tren, hay que aprovechar los descuentos para familias.

Equipaje. Depende mucho de la climatología del sitio al que viajemos. Si nuestro destino es un lugar caluroso deberemos llevar ropa lo más fresca posible y cambiar a los niños dos veces al día de ropa. Si es un bebé, probablemente más. Si vamos a un lugar frío, no olvidar llevar ropa de abrigo adecuada a la temperatura del sitio al que vamos.

Las vacaciones de verano son un tiempo para el relax y el disfrute. Y no es incompatible viajar con tu familia para poder disfrutarlas( a no ser que sea con los suegros). En la lista no hemos incluido el móvil porque, al estar todo el día sonando, sería imposible que lo olvidáramos.