Do It Yourself

Cómo preparar nuestro coche para el invierno

Revisando el coche

El coche, como cualquier máquina, debe revisarse periódicamente para evitar males mayores. Los talleres de reparación tienen tarifas cada vez más caras así que en este artículo veremos algunas revisiones básicas sobre cómo preparar nuestro coche para el invierno.

En invierno las condiciones meteorológicas empeoran de forma notable por lo que si bien hay que conducir con mayor atención y precaución es fundamental tener el coche preparado y seguir estos consejos para  antes de salir de vacaciones con tu coche.

Neumáticos

Los neumáticos son los elementos más importantes del coche y de los más olvidados: son lo que te mantienen dentro de la carretera. Un neumático gastado y con poco dibujo dificultará tu conducción sobre mojada. El dibujo de los neumáticos permite evacuar el agua de la carretera facilitando el agarre de las ruedas por lo que si hay poco dibujo el agua se acumulará bajo el neumático pudiendo llegar a patinar y perder el control del coche. Cambiarlos puede ser caro pero, literalmente, nos pueden salvar la vida.

Si vivimos en lugares propensos a nevar hay que revisar que las cadenas estén en buenas condiciones. Mejor no descubrirlo descubrirlo en el momento que las necesitemos. Si en nuestra zona no suele llevar habría que evaluar si vale la pena llevar unas cadenas en el maletero: no son excesivamente caras y nos pueden sacar de un apuro.

Revisión de niveles

Aunque solemos acordarnos de revisar el nivel de agua del limpiaparabrisas, no debemos olvidar de revisar el nivel de otros líquidos: aceite, líquido de frenos y agua del radiador. En el radiador es importante asegurarse de que llevamos anticongelante.

Luces

En invierno, con la lluvia, nieve y las pocas horas de sol, es más importante si cabe tener las luces correctas. Con la menor visibilidad general es fundamental hacerse ver por otros conductores. Asegurémonos de que todas las luces,incluidas antinieblas, se encienden.

Equipo complementario

Si no tenemos el coche en garaje es muy probable que por la mañana nos encontremos las lunas congeladas. Para sacar ese hielo sin arañar los cristales es importante llevar una rasqueta de hielo.