Sex and Life

Cómo recuperar el apetito sexual tras las vacaciones

young couple in bed

De vuelta al trabajo, a la rutina y a seguir unos horarios. Eso es lo que nos espera una vez concluido el periodo de descanso en verano. Es posible que tras las vacaciones pierdas el apetito sexual.

Hay una serie de factores psicológicos que influyen en nuestra pérdida de ganas. Entre ellas están el estrés diario, los estudios, el trabajo o las habituales tareas domésticas. A ello se le unen los problemas económicos, de salud y familiares. Parece ser que durante las vacaciones se nos olvida todo.

Para solucionar todo estos inconvenientes, que acaban afectándonos en la cama, es recomendable practicar ejercicio o técnicas de relajación.

Una vez de vuelta al trabajo y a la rutina el cansancio empieza a hacer mella. Tenemos menos horas de descanso y eso lo nota nuestro cuerpo, que pierde apetito sexual. Este cansancio puede desencadenar, además de una pérdida de líbido, insomnio y pérdida de sueño. Ante esto lo que más preocupa es dormir, pasando el acto sexual a un segundo plano.

El regreso a la ciudad provoca que tengamos que volver a hacer frente a los problemas diarios, lo que puede provocar una depresión, sobre todo si las vacaciones fueron muy largas. Esto también influye en la pérdida de ganas para mantener relaciones sexuales.

La mejor opción para que vuelva el apetito sexual es innovar e intentar cosas divertidas en las cama, para evitar caer en la monotonía. Y eso que venimos de una época donde se desata el instinto sexual y las mujeres luces cuerpos morenos y prendas muy cortas.

Contra todos estos problemas lo mejor es probar cosas nuevas e intentar cumplir tus deseos sexuales. En ocasiones esto puede ocasionar algún tipo de malestar en tu pareja. Intenta,  además,  reservar todos los días unos minutos para compartir un momento de intimidad con tu pareja.