Do It Yourself

Cómo reparar un enchufe

Enchufe rojo

Una de las reparaciones más comunes que podemos tener que hacer en casa es sustituir el enchufe de una lámpara o cualquier pequeño electrodoméstico. A veces las puntas se doblan por haberlos forzado, y en ocasiones se queman al producirse un cortocircuito. En este artículo veremos cómo reparar un enchufe es más sencillo de lo que parece.

De forma resumida podemos indicar que la corriente eléctrica pasa por dos cables que una vez se conectan a la pared formando un circuito por donde la electricidad circula y permite que la lámpara o electrodoméstico funcione. Los aparatos con más potencia llevan un tercer cable de seguridad denominado toma de tierra.

El procedimiento para sustituir este enchufe sería:Tijeras cortando enchfe

  1. Si el enchufe no se puede desmontar, muy común en lámparas pequeñas, simplemente cortaremos el cable justo antes de llegar al enchufe.
  2. Para los enchufes más grandes lo desmontaremos utilizando el destornillador adecuado, aunque en caso de haber hecho un cortocircuito también es preferible cortar el cable para sustituir el enchufe.
  3. Pelando la funda protectora descubriremos que hay dos o tres cables eléctricos: uno con funda marrón para el positivo, una funda negra para el neutro y, en aquellos equipos que la lleven, una funda amarilla con rayas verdes para la toma de tierra.
  4. Cortaremos y pelaremos las puntos de estos cables para conectarlos al nuevo enchufe. Es suficiente con pelar 5 milímetros para que se enganche en el mecanismo, pero sin que sobresalga por el exterior y permita la creación de un nuevo cortocircuito en el futuro.
  5. Si tenemos una toma de tierra (cable de color amarillo y verde) deberemos ponerla en el conector marcado con su símbolo: tres rayas horizontales cada una más grande que la anterior. Los otros dos cables (marrón y negro) pueden colocarse en cualquier orden ya que lo importante es que se cierre el circuito.
  6. Si hemos cortado y conectado bien los cables, al poner la carcasa del enchufe debería quedar todo recogido y sin que sobresalga nada. Así evitaremos accidentes en el futuro.

Como hemos mencionado se trata de una reparación sencilla pero calcular el trozo de cable que hay que pelar para que no sobre es cuestión de práctica, así que normalmente las primeras veces nos quedarán cables pelados demasiado largos que saldrán al exterior de la carcasa. Es cuestión de ir cortando y pelando hasta encontrar el punto adecuado.