Salud y ejercicio

Cómo saber si soy adicto al sexo

Close-up of couple having sex

Hemos visto recientemente como algún famoso reconocía su adicción al sexo. Pero muchos hombres se preguntan cuáles son sus síntomas. A mi también me gusta el sexo, ¿seré un adicto?

En muchas ocasiones cuando se produce una infidelidad por parte de un hombre lo intenta justificar declarándose un enfermo del sexo. Hay que decir que es un deseo o enfermedad que afecta cada día a más personas.

Por lo general, la mayoría solemos tener impulsos sexuales, unas veces con mayor o menor pasión.Pero el caso se torna en peligroso cuando no logramos controlarnos.

Además de perder el control, la adicción al sexo también se vincula a un mayor consumo de pornografía o a la contratación de profesionales del sexo para satisfacer sus necesidades.

En unas ocasiones puede considerarse adicción y en otras una conducta compulsiva. El sexo no debería convertirse nunca en una obsesión, ya que como ocurre con el resto de adicciones, ya sea alcohol, drogas o trabajo, podría acarrear serios problemas si no se tratan correctamente. En esta situación puede sufrir mucho nuestra pareja, ya que aprecia que no logra satisfacernos en la cama.

El adicto al sexo recurre a las mentiras para conseguir todo lo que le interesa, sin importarle las posibles consecuencias. Hace oídos sordos a cualquier amenaza y no tiene miedo a enfrentarse a un posible divorcio o pérdida de empleo.

No tiene problemas en conquistar a otras mujeres aunque tenga pareja. Utiliza todos los trucos que tiene a su alcance para engañarlas y conseguir su propósito. Además consume grandes cantidades de pornografía.

El enfermo del sexo tiene problemas para controlarse y es capaz de rebasar todos los límites del respeto. Al contrario de lo que podamos pensar, no sienten ningún placer. Una vez que finaliza el acto sexual se arrepienten y tienen vergüenza. Atraviesa por distintos estados emocionales.