Belleza

Cómo ser elegante en verano (sin perder frescura y comodidad)

Mediterranean young man relaxed on wood pier

La ropa que llevamos puesta es un símbolo de cómo deseamos encarar las distintas estaciones del año. Al igual que en invierno nos abrigamos para protegernos del frío y buscamos las prendas que nos hacen sentirnos más cómodos y elegantes, en verano ocurre exactamente igual. Buscamos elegancia y comodidad como elementos de distinción. No por ser verano, y llevar menos ropa encima, debemos dejar de sentirnos elegantes. Las altas temperaturas hacen que relajemos nuestra vestimenta buscando estar más cómodos y sentirnos lo más frescos posible.

La evolución del mundo y de la sociedad alcanza a todos los niveles. También al mundo de la ropa y la moda. Gracias a esta evolución, la mejor calidad de las telas se ha convertido en un perfecto aliado con el que tratar de soportar mejor el calor propio de esta época del año. Si somos personas cuidadosas con nuestra imagen, o es necasaria una buena presencia por nuestro trabajo, tenemos algunas opciones donde podemos elegir cómo ser elegantes en verano, sin perder frescura y comodidad.

  • Chaqueta de lana fría. Si la ocasión lo merece, ya sea por motivos festivos o laborales, disponemos de una opción muy cómoda y fresca a la par que elegante: un traje de lana fría. En algunos trabajos, sobre todo de cara al público, no suele estar permitido un look informal. Y en otras ocasiones, tampoco es muy recomendable ir ligeros de ropa. Aunque en la calle haga calor, en el interior de una oficina el aire acondicionado ocasiona estragos en nuestro cuerpo. El contraste de temperatura entre frío y calor es uno de los principales peligros del verano para nuestra salud. Un traje de lana nos ayuda a pasar este calvario al tratarse de una de las telas más frescas que existen.
  • Camisas. Aquí tenemos que distinguir entre camisas de manga corta y de manga larga. Por definición, las camisas de manga corta aportan una mayor frescura a nuestro look y nos dan cierto aire de informalidad. En cuánto a colores, las tendencias más relevantes para este verano apuestan por camisas en tonos pastel y camisas estampadas lo que nos dan una mayor frescura en nuestro look. Las camisas de manga corta nos hacen ir más frescos al tener menos tela sobre nuestro cuerpo. Aún así, hay personas a las que no terminan de gustarle este tipo de camisas y prefieren las de manga larga. No hay problema. Además de una tela lo más fresca posible, podemos dotar a una look de un aire informal, simplemente, arremangando las mangas. Una camisa de lino será siempre una elección acertada.
  • Sombreros y gorros. Es una de las mejores opciones para dotar a nuestro estilo veraniego de ese aire de informalidad y frescura que tanto queremos. Se trata de un accesorio clásico para el verano del que hemos hablado anteriormente. En los hombres, tenemos el típico borsalino para coronar nuestro look. Más informal son las gorras. Y no es solamente un complemento estilístico sino muy útil para proteger nuestra cabeza del sol. Utilidad y elegancia en un mismo complemento. Y con un aire juevenil si apostamos por una gorra tipo militar.
  • Pantalones. Aquí nos encontramos con la misma dicotomía que en las camisas. Cortos o largos. En el universo masculino, asociamos los pantalones cortos a cuando éramos unos renacuajos que salían a cenar con sus padres en verano. Hace años que esa imagen se ha ido desterrando. Cuando hablamos de pantalones cortos no nos referimos a los llamados pantalones pirata, informales pero horrorosos. Los pantalones cortos llevan varios años de moda y han pasado por varias fases. Desde llevarlos muy cortos hasta la tendencia actual de llegar hasta casi la rodilla. En este ámbito contamos con una amplia gama de posibilidades. Desde un look más formal basado en colores neutros, modelos deportivos, tipo bermudas o hasta estampados con diversos motivos, dependiendo de nuestro gusto y de la imagen que deseamos transmitir, más seria o más informal.En cuánto a los pantalones largos, lo más adecuado para dar una imagen informal es apostar por colores vivos, azul y verde principalmente, precisamente los que solemos tener olvidados en el fondo de nuestro armario. Otra opción adicional: pantalones tipo camuflaje. Camuflaje no de personalidad sino estilística.
  • Camisetas. Una variante más informal que las camisas pero con un mismo resultado. Las camisetas estampadas tan de moda los últimos años son las reinas de las camisetas y una elección segura para transmitir una imagen fresca. Y si no nos gustan los estampados, tenemos la posibilidad de llevar una camiseta a rayas marineras: nunca falla. Ya fuimos de comunión una vez pero el estilo marinero ha vuelto con fuerza.
  • Gafas de sol. Como colofón nuestro look, las gafas de sol que llevamos dicen mucho de nosotros mismos. Desde estilos clásicos o retro pasando por la última moda. Lentes espejadas. Este tipo de lentes lo reflejan todo y son coloreadas. Una imagen fresca para terminar de rematar nuestro estilo.

A pesar de las creencias popularmente extendidas, el verano es una estación del año en la que podemos ser elegantes a la vez que informales y transmitir una imagen de frescura acorde con la estación del año en la que nos encontramos. En verano llevamos menos ropa para poder sentirnos más cómodos pero tenemos multitud de posibilidades para cambiar nuestra imagen y dar otro aire a nuestra presencia. Y si nos equivocamos, rectificamos y punto. Todos somos humanos. Algunos más que otros.