Emprendedores

Cómo ser un gran orador

Cómo ser un gran orador

Los emprendedores nunca deben subestimar la importancia de hablar en público. Emprender es, en buena medida, convencer a otros de la relevancia de  nuestras ideas y nuestras metas, de la bondad de nuestros métodos…y eso sólo se puede lograr si hablamos en público, ante una audiencia interesada, ante inversores, socios y colegas.

¿Cómo hablar exitosamente en público?

Hay una regla y sólo una regla que debes seguir cuando se trata de hablar en público: domina el tema del que vas a hablar.

Olvídate de tarjetas, chuletas o anotaciones en la palma de tu mano: limítate a saber de lo que hables. No improvises, no confíes en tu encanto, no llenes el vacío con lenguaje pomposo. La mejor manera de ganarte a una audiencia, de conseguir inversores o socios, de hacer que un equipo de trabajo se contagie de tu pasión, es saber de la materia que hablas, comprender la pasión que te domina, dejar claro que sabes hacia dónde te diriges.

Si entiendes la materia sobre la que estás hablando en público, es demostración de que dominas la empresa que te has propuesta, y que se puede confiar en ti al seguir la senda que trazan tus sueños y tus objetivos.

La pasión no se explica, pero se transmite, y si al hablar en público demuestra experiencia y sapiencia, es imposible que falles al transmitir el valor de tus ideas.

El conocimiento profundo de la material te permite olvidarte de usar la memoria, y concentrarte en dar calidez y efectividad a tu discurso: ​ante todo, descúbrete a ti mismo.