Sex and Life

Cómo usar tu boca

Cuando se trata de dar placer en las zonas bajas, las cosas pueden ser o muy muy buenas… o muy muy malas. No todos estamos dispuestos al sexo oral, y muchos menos están debidamente capacitados para darlo. He aquí una guía para que des el examen oral por todo lo alto.

El arte del sexo oral

El cunnilingus o sexo oral es una de las práctica que puede enloquecer a una mujer, pero no siempre por los motivos adecuados, ni de la manera en que quisieras. Se trata de uno de los ejercicios más intensos en el amor, y una de las prácticas más íntimas y apreciadas por una mujer.

Entre sus ventajas están las obvias: se trata de una excelente estrategia de jugueteo previo para calentar motores y aporta una lubricación extra que nunca viene mal. Además de que es una excelente forma de cortar inhibiciones, allanar el camino hacia su orgasmo y te permite demnadar con razones de causa sexo oral para ti.

El punto es que dar sexo oral no es tan fácil como parece: no se trata de tan solo introducir tu lengua en su vagina y dejar que las cosas anden por sí mismas. No, no: como en todas las prácticas del sexo, hay que esmerarse y tener una técnica.

El montaje

Para una buena sesión de sexo oral la parte esencial es tener (literalmente) un buen montaje: es decir, que tu boca y su vagina se integren de modo que le proporcionen el mayor placer posible. Se trata de colocar tu labio superior en el  centro de su hueco púbico al tiempo que tus dientes evitan tocar su vagina.

  • Pingback: ¿Cuáles son los beneficios del orgasmo? | Blog Ellas