Relaciones

Cómo sobrevivir a la Navidad

Sad Gingerbread man cookie

La Navidad no es una época sencilla, pues además de su carga de cursilería, implica una serie de cuestiones que no son nada fáciles de resolver: el contacto con familiares fastidiosos, el reencuentro con ex, la carga emocional por los fallecidos… y la espantosa programación televisiva.

¿Cómo puedes sobrevivir a la Navidad?

Evade el conflicto. Lejos de lo que las películas hollywoodenses nos han enseñado, los grandes problemas de una familia no se resuelven en la noche de Navidad: sólo se exacerban por la obligada convivencia. De manera que si te deben dinero, si tu hermano es un animal o reflota la falta de cumplimiento en la pensión alimenticia, evade todas las cuestiones con una sonrisa, un abrazo y sonoro “Estamos en Navidad”.

Se vago y divagante. Los mayores dardos que se reciben en Navidad provienen de los discursos navideños, ese género que se supone debería ser un llamado a la tolerancia y la bondad, pero que en realidad se convierte en un venenoso gas que arrasa con todos. Cuando escuches algo en tu contra, finge sordera o sonríe ante las miradas de los demás. Si te llega tu turno de hablar, pide la paz mundial.

Sé útil. Es un hecho que aquellos que son menos proclives a ser una baja en Navidad son los que se mantienen útiles. De manera que ayuda en la cocina, sirve la mesa, reparte los regalos, lleva y trae a todo el mundo en tu coche… Sé un blanco móvil.