Emprendedores

Cómo tomarse las críticas con estilo

Orange Man Critics Thumbs Up Thumbs Down

¿Qué es lo que separa a un emprendedor profesional de alguien que intenta serlo? La capacidad de aceptar la crítica. No es fácil aceptar que nos señalen que no estamos haciendo las cosas bien, pero es de sabios (y de personas realmente productivas) tomarse las críticas como lo que son: señales de la necesidad de cambio.

Cómo manejar la crítica

No respondas al calor del momento. Nunca respondas a una crítica en el momento, después de haberla escuchado o leído. Hay que tomarse un tiempo para embocar el golpe, reflexionar sobre lo que se nos ha dicho y sobre la pertinencia de implementar los cambios que se nos sugieren. Cuando rechazamos una crítica, es nuestro miedo al cambio lo que responde.

Evita la primera reacción. Lo primero que pensamos al recibir una crítica es la necesidad de quién la emite se calle la boca… pero eso es la peor actitud que podemos tener. Al hacer que nuestro interlocutor guarde silencio, quizás perdamos una valiosa retroalimentación, y si se difunde que no nos tomamos las críticas con madurez, nadie se atreverá a hacerlas. ¿Sin un aparato crítico, cómo podremos mejorar?

Haz de la crítica, diálogo. Para que un señalamiento sea realmente productivo, hay que hacer que funcione en dos bandas: que la crítica sea lo más precisa y certera posible. Y eso sólo se logra si peguntamos, si dialogamos con el crítica acerca de las sugerencias que nos puede brindar para mejorar.

Distingue la crítica de la mala leche. Hay ocasiones en las que, en efecto, sólo desean desanimarnos y dañarnos con la idea que no somos buenos en lo que hacemos. En esos casos, tolerancia, escucha… y a lo que sigue.