Emprendedores

Cómo vestirte para una cita de negocios

Confident man in classic grey suit sitting on chair in cabinet

Una de las tareas que más obsesionan a los emprendedores es la de encontrar nuevos negocios, y concretarlos. Para conseguirlo, hay que tender una red que es una suma de buena oferta, mercadotecnia… e imagen personal. Al final de cuentas, en la mayoría de los casos, el emprendedor es su mejor marca, su mejor anuncio, la esencia de su prestigio. Si, seguimos siendo esclavos de la imagen personal. De manera que si quieres que tus emprendimientos cuenten con la mejor de las fortunas, es hora de que cuides la manera en que te vistes para acudir a los negocios.

¿Cuál es la mejor manera de vestirse para una cita de negocios?

Ante todo, es esencial que tu imagen diga a las claras que eres lo que dices ser, y que puedes responder por la calidad que ofreces. No te debes ver elegante, no te debes ver listo, no te debes ver competitivo: te tienes que ver confiable.

¿Cómo lograr verse confiable? Lo ideal es una elegancia que permanezca en el justo punto medio. Es decir: ni muy elegante, ni muy aparatosa, ni muy vistosa. Tienes que verte como alguien que sabe aprovechar cada uno de sus recursos.

De manera que lo ideal es presentarse en un buen traje a la medida, en colores discretos (el gris y la camisa blanca casi por obligación), pero con algún detalle desenfadado, como la falta de corbata o la camisa por encima del pantalón. Un toque que les dejara (a las claras) la idea de que sabes romper las reglas desde esquemas muy acotados.