Padres

Consejos para padres primerizos

Close-up of a young mother changing the nappy of her baby lying

Uno de los acontecimientos que más cambian la vida de un hombre, al igual que en la mujer, es cuando se convierte en padre por vez primera. Si se trata de un hijo deseado es algo que se espera con una mezcla de alegría e impaciencia y parece que no pasan los días y los meses hasta que por fin le ves nacer y lo sostienes en tus brazos.

En los meses previos al nacimiento, el futuro padre irá tomando consciencia del mundo nuevo que le espera y del cambio radical que va a experimentar su vida. Un hijo lo cambia todo y dirás adios a tu independencia y libertad( si tu pareja no te la ha arrebatado antes) de la que disfrutabas hasta el momento. Pero no es el fin de tu felicidad sino el comienzo de otro tipo de felicidad muy distinta a la que estabas acostumbrado. Menos individualista y más enfocada al conjunto y centrada en atender las necesidades del nuevo miembro de tu familia. El sexo durante el embarazo también será distinto pero no necesariamente peor.

Antes del nacimiento escucharás consejos de todo tipo y es posible que muchos parezcan innecesarios pero nunca está de más prestar atención a ellos, especialmente si provienen de personas de confianza que ya son padres. Consejos para padres primerizos hay muchos al igual que la mayoría de hijos no son iguales unos a otros aunque pueda parecer lo contrario.

  • Cambio de hábitos. Todos los días del año nacen niños. En un lugar o en otro así que no es nada extraordinario. Pero el primer hijo sí es un acontecimiento extraordinario para los padres. Puedes sentirte el centro del Universo aunque no sea así. Tu forma de vida se verá afectada y hay que estar preparado para ello. Tendrás menos tiempo para tí ya que tu hijo depedenderá totalmente de tí y de su madre( más de ella lógicamente). Al igual que su amor será incondicional, su dependencia de los padres también lo será.

No dormirás como antes ya que estarás pendiente de que tu hijo se alimente por la noche, vigilar su salud y tratar de prevenir, en la medida de lo posible, que no sufra ninguna enfermedad. Es importante tener en cuenta que los niños son más vulnerables a las enfermedades así que no hay que volverse loco con este aspecto.

  • Consejos. Un hijo no viene con un libro de instrucciones debajo del brazo ni con una aplicación de funcionamiento que puedas descargar en tu móvil. Es importante comprender que los padres son también seres humanos y que, en alguna ocasión, se equivocarán como cualquiera. Es el típico concepto de prueba y error que nos permitirá mejorar poco a poco. Lo fundamental en un niño en los primeros momentos de su existencia consite en estar bien alimentado y cuidado y tener unos padres que se preocupen por él y le quieren. A partir de ahí, se trata de ir cubriendo sus otras necesidades sin descuidar las fundamentales. Hay que prestar atención a los consejos que recibamos, principalmente de médicos y expertos. En un país como el nuestro en que casi cada persona lleva un tertuliano dentro, opinar es gratis aunque no se tenga mucha idea de lo que se hable. Debemos hacer oídos sordos a las muchas tonterías que oiremos.
  • Colaboración. No hay nada peor para criar a un hijo que lo que ocurría en tiempos remotos. El padre por un lado y la madre por otro criando, prácticamente sola, al hijo. Y en otro tipo de familias incluso peor ya que quiénes cuidaban a los hijos recién nacidos eran las criadas. Para que digan qué tiempos pasados siempre fueron mejores. Actualmente, las cosas han cambiado mucho. Y para mejor. Hay que hacerse a la idea de que toda colaboración que se pueda prestar a la madre en el cuidado del hijo es poca. Por lo tanto, deberemos cambiar pañales, preparar biberones y lavar a nuestro hijo. No solo es nuestra obligación. También es un derecho del niño.