Belleza

Cosméticos para hombres: ¿nos hacen lucir más o menos masculinos?

No es ninguna novedad que la cosmética ha dejado de ser un territorio puramente femenino. Los hombres también recurrimos en los últimos tiempos a cremas, tratamientos y otros recursos de la cosmética para lucir mejor. La metrosexualidad es monead corriente en el siglo XXI y en las perfumerías y tiendas de cosmética ya se puede encontrar la misma oferta de productos para hombres que para mujeres. ¿Se pierde la masculinidad por ello?

Hace algunos años, el único cosmético que utilizábamos hombres era el gel para después de afeitar. Ahora, perfumes, cremas, lociones y exfoliantes se han convertido en productos fáciles de encontrar en el baño de cualquier hombre.

¿Nos hace eso lucir menos masculinos? La verdad es que a priori uno podría pensar que no, después de todo, se trata de productos que nos pueden hacer lucir mejor y por consiguiente maximizar nuestras posibilidades de éxito con el sexo opuesto, pero lo cierto es que del uso al abuso hay una diferencia y eso nos puede jugar en contra.

Los hombres que se preocupan de más por su imagen terminan dando una imagen de si mismos poco natural y que, en ocasiones, roza lo andrógino en detrimento de lo masculino.

Con ello no queremos decir que se pierde encanto varonil por utilizar una crema, vestir a la moda o preocuparnos por alguna cuestión dermatológica, pero si es cierto que la figura masculina “prolijamente descuidada” tiene cierto encanto ante los ojos de las mujeres y el exceso de cosmética a veces atenta contra ello.