Sex and Life

Cuando no queremos sexo

Cuando no queremos sexo

Por increíble que parezca, hay veces en que a los hombres no nos apetece. Como se oye. Hay días en que, a pesar de la visión que se tiene de nosotros (incluyendo ese mito de que pensamos en sexo a todo lo largo del día) sencillamente no estamos por la labor.

A diferencia de las mujeres, sin embargo, no lo andamos diciendo, y mucho menos a la mujer que duerme con nosotros. Algo que a todas luces es un gran error, pues cuando no se quiere, no se puede, y nada peor que ir a esas lindes como quien lo hace bajo contrato.

Hay una serie de factores que a los hombres nos cortan la inspiración, por decirlo de una manera suave, y se lleva la libido al drenaje.: el estrés, la falta de perspectivas vitales, la presión por “rendir mejor”, la obligación de tener sexo con frecuencia para apuntalar la relación

Todas estas cosas se pasan por alto, y los hombres atendemos la faena como se acomete un deber sagrado. Sin embargo, se trata de un craso error. La verdad es que deberíamos hacer como las mujeres y decir, firmemente, que mejor en otro momento.

Nos dejamos llevar por la “obligación” masculina de siempre ir para adelante, sólo estaremos forzando la maquinaria y llegando a puntos en donde la posibilidad de la impotencia será más grande.

Aprende a decir que no.